La confianza del consumidor español se sitúa en 72 puntos

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

La confianza de los consumidores siguió descendiendo en España durante los últimos seis meses y cayó hasta 72 puntos, situándose así por primera vez por debajo de la media europea (77 puntos), tras los descensos experimentados en el conjunto de 2008, según una encuesta denominada 'Nielsen Global Consumer Confidence Survey'.

La confianza del consumidor español se situó por encima de países como Portugal (48), Francia (60), Irlanda (63), Reino Unido (65) o Italia (70), aunque quedó por debajo de Alemania (73), Suiza (83), Holanda (96), Noruega (98) y Dinamarca (102).

Además, España se coloca entre los países en los que el paro aparece como el problema más destacado de la economía, con un 34% de los encuestados que lo citan en primer lugar. En cambio, el 37% se refiere a la economía en general como su principal preocupación, mientras que el 16% apunta a las deudas; el 14%, al aumento de las facturas de gas, electricidad y otros y el 5% al incremento de los precios en alimentación.

En este contexto, el 70% de los españoles cree que no es el momento adecuado para comprar cosas, el 56% opina que sus finanzas personales son malas o muy malas, y para el 71% su futuro laboral es malo o muy malo, lo que ha provocado que la intención de compra de casi todos los productos y servicios haya descendido significativamente y que sólo aumente la tendencia al ahorro, que pasa del 45% al 49%.

Así, el 63% de los consumidores dice que ha cambiado a marcas de alimentos más económicas; el 62% gasta menos dinero en ropa; el 60% recorta gasto en ocio fuera de casa; un 59% intenta ahorrar gas y electricidad; el 55% trata de ahorrar en telefonía; el 43% demora la compra de tecnología moderna y el 40% tomará menos vacaciones e irá a sitios más cercanos y baratos.

Además, el 39% ha reducido las comidas por encargo; el 30% dice utilizar el coche con menos frecuencia; un 29% aplazará la sustitución de los principales artículos del hogar; el 26% reduce el consumo de bebidas alcohólicas u opta por marcas más baratas; un 20% dice que ha eliminado las vacaciones anuales; el 20% busca mejores condiciones económicas en su hipotecas o seguros; e incluso un 12% señala que trata de fumar menos.

El índice mundial, por su parte, marcó un nuevo récord negativo al caer siete puntos en el último semestre y pasar de 84 puntos a 77 puntos, debido a los descensos de la confianza en los mercados emergentes como Rusia, Emiratos Árabes Unidos (EAU) o Brasil.

En concreto, el índice de confianza se derrumbó 29 puntos en Rusia, hasta los 75 puntos, mientras que cayó 21 puntos en Brasil y EUA, y 15 puntos en Latinoamérica, hasta los 82 puntos. En cambio, la caída fue mucho menor en Europa y Asia, con una media de 7 puntos menos que hace seis meses.

Las excepciones al pesimismo generalizado las marcaron Indonesia, con un índice de confianza de 104 puntos; Dinamarca, con 102 puntos; e India, con 99 puntos. En cambio, los países con mayor desconfianza fueron Corea del Sur (31 puntos), Portugal (48) y Lituania (48).

LA CONFIANZA CAE EN CASI TODOS LOS PAÍSES

En cualquier caso, el índice de confianza descendió en el último semestre en 49 de los 50 países analizados, quedando al margen sólo Taiwán, donde subió de 60 a 63 puntos, aunque en Norteamérica cayó de forma muy leve, lo que, según el estudio, puede ser uno de los primeros síntomas de que cierta esperanza empieza a llegar a los consumidores.

Por regiones, Europa sigue siendo el territorio más pesimista de todo el mundo, con un índice medio de 70 puntos, siete menos que la media global. La mayor caída en este continente se produjo en Hungría, con 19 puntos menos que hace seis meses, seguida de Lituania, con 17 puntos y Finlandia, con 15 puntos.

De cara al futuro, el 23% de los participantes en el estudio cree que la situación mejorará en un año, mientras que el 52% cree que puede alargarse más. En este contexto, la preocupación por el paro ha aumentado entre los consumidores de todo el mundo, ya que se ha convertido en el principal problema en 31 de los 50 países analizados. Además, el 26% de los encuestados asegura que las perspectivas laborales son malas para los próximos 12 meses.