Los últimos indicadores frenan la caída libre de la economía

MADRID (Reuters) - Pese a que los más recientes indicadores siguen evidenciando una acusada debilidad de la economía española, parecen apuntar a un ritmo algo más pausado frente al vertiginoso deterioro de los meses anteriores, dijeron expertos.

Pese a que el desempleo continuó subiendo en abril, el ministerio de Trabajo e Inmigración subrayó que su escalada fue la menor desde julio del pasado año.

Según los datos oficiales del Ministerio de Trabajo, la desocupación -- el mayor problema de la economía española -- subió en el cuarto mes del año en algo más de 39.000 personas a un total de 3,64 millones.

En un tono de cautela, el Gobierno señaló que la magnitud de la crisis económica no deja afirmar que las cifras de abril suponen un cambio de la tendencia del mercado laboral español.

"La complejidad de la situación y el proceso de ajuste en el que continúa la economía española no permite, por el momento, hablar de una inflexión del mercado de trabajo", dijo Maravillas Rojo, Secretaria General de Empleo.

Economistas dijeron que las cifras de desempleo de abril demuestran que el hundimiento del mercado laboral español no podía continuar el frenético ritmo del último trimestre. También veían factores de estacionalidad como el hecho de que la Semana Santa cayera este año en abril en lugar de marzo como en 2008.

"Ha debido de jugar un papel importante el factor estacional de la Semana Santa y algunas de las medidas tomadas por el Gobierno que incluían el mercado de trabajo", apostilló Xavier Segura, director del servicio de estudios de Caixa de Catalunya.

"Estos datos no son tan malos como los anteriores porque también juega el hecho de que veníamos de los peores datos en el último trimestre", agregó Segura.

La Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS), que había estimado en 41.000 personas la subida del desempleo en abril, también subrayó el efecto estacional de la Semana Santa así como las medidas adoptadas por el Gobierno en el ámbito laboral.

"Pensamos que la Semana Santa ayudó y también parece que el plan de estímulo empezó a notarse en el paro", dijo Angel Laborda, economista de FUNCAS.

En este sentido, la ministra de Economía y Hacienda mostró su convicción de que las medidas acabarán mejorando las condiciones laborales de España.

"Nosotros esperamos que comience a producirse una desaceleración, que las medidas que hemos puestos en marcha comiencen a dar sus frutos y, por tanto, podamos ver ya una atenuación de los efectos de la crisis", dijo Elena Salgado en declaraciones recogidas por Radio Nacional de España.

SALTA LA CONFIANZA CONSUMIDORA

Pero si los economistas explicaban el menor ritmo de generación de desempleo en España por la lógica de las leyes económicas, admitieron su perplejidad por el fuerte tirón experimentado por la confianza consumidora.

El Instituto de Crédito Oficial (ICO), que elabora este indicador, dijo el martes que la confianza de los consumidores saltó en abril a 61,9 desde 53,7 en marzo, su nivel más alto del último año.

"Esto parece indicar que, si bien los consumidores siguen valorando la situación económica presente de manera pesimista (el indicador está muy lejos de su media histórica), su percepción acerca de la evolución económica futura es ahora claramente mejor que la que han tenido durante el último año", dijo el ICO.

En este sentido, Xavier Segura, dijo que el bajo nivel de la inflación en España y los tipos de interés en tasa históricamente bajas, suponían un empujón para la renta disponible de las familias que se traducía en una mayor confianza de cara al consumo futuro.

Otros expertos dijeron que existía un vínculo entre una mejora de los mercados financieros y la confianza.

"Existe una correlación entre mercados y confianza", expresó José Luis Martínez, estratega de Citigroup.

Tras estos datos, Segura opinaba que la parte más intensa de las caídas de los distintos indicadores asociadas a la recesión ya habría pasado, pese a que aún se verán cifras negativas.

/Por Manuel María Ruiz/