Unesa no entiende la alarma por la liberalización eléctrica y llama a la calma porque puede haber errores pero no fraude

Unos 300.000 usuarios cántabros podrían acogerse a la tarifa de último recurso en lugar de contratar en el mercado libre

SANTANDER, 21 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Asociación de la Industria Eléctrica (Unesa), Pedro Rivero, aseguró hoy no entender la "alarma" por la próxima liberalización de tarifas eléctricas y llamó a la calma porque todavía hay tiempo para informar a los usuarios y, además, existen mecanismos de protección para que no haya problemas en la transición al mercado libre. Rivero reconoció que con estos cambios puede haber errores, pero nunca "fraude", porque el sistema eléctrico "no lo permite", dada la supervisión de la Comisión Nacional de la Energía.

Así lo dijo hoy en Santander, en una rueda de prensa junto al director general de Industria del Gobierno cántabro, Marcos Bergua, y el director de Servicios Avanzados del Grupo Sodercan, Roberto Rico, con los que participó en una jornada organizada por Sodercan para informar a empresarios cántabros del nuevo marco regulador del mercado eléctrico y los pasos que deberán dar ahora para contratar el suministro en el mercado libre.

La jornada es una de las medidas que va a poner en marcha el Gobierno regional para informar a los cántabros de los cambios, que incluye una campaña que se extenderá a todos los ciudadanos con acciones a partir de la segunda o tercera semana de junio.

El presidente de Unesa subrayó también la voluntad de las empresas de contribuir en esa labor de información ante la entrada en vigor del nuevo sistema el próximo 1 de julio porque, ante todo, quieren evitar que se produzca cualquier "alarma" ya que, en su opinión, "no hay razón" para ello.

De hecho, aseguró que la alarma no sale de las empresas eléctricas ni de los grandes clientes, sino del pequeño consumidor, pero le parece "difícil" de entender esa alarma o "cuasi angustia" cuando va a haber dos "mecanismos de superprotección" para esos consumidores: la Tarifa de Último Recurso y el Bono Social. Por ello, abogó por hacer un esfuerzo para explicar esos dos instrumentos.

Según recordó, a partir del 1 de julio los clientes con una potencia contratada superior a 10kW tendrán que contratar necesariamente en el mercado libre, pero en cambio, los clientes con menos de 10kW contratados (principalmente usuarios domésticos y algunas pymes) podrán optar por pasarse al mercado libre o acogerse a la Tarifa de Último Recurso (TUR), con un precio fijo que será establecido por el Ministerio de Industria, y que pretende precisamente proteger a los clientes pequeños.

Además, está el Bono Social, que podrán recibir quienes tengan menos de 3kW contratados y cumplan determinados requisitos de renta o sociales, y que en la práctica tendrán congeladas las tarifas durante tres años.

Rivero reconoció que todo este proceso, que supone la eliminación de las tarifas como las conocíamos hasta ahora, es "complejo" y pueden producirse "errores", pero también recalcó que ya se está trabajando para, en su caso subsanarlos. En cambio, para tranquilidad de los usuarios, insistió en que "no es posible que haya fraude", dados los controles que existen en el sistema eléctrico español.

CAMPAÑA EN CANTABRIA

En Cantabria se calcula que existen unos 300.000 usuarios que podrían acogerse a la Tarifa de Último Recurso, al tener contratada una potencia inferior a 10kW. Pensando en esos pequeños usuarios, la Consejería de Industria va a poner en marcha una campaña informativa, con el fin de explicarles que a partir del 1 de julio podrán acudir a otros comercializadores eléctricos u optar por la TUR.

Para aquellos que opten por pasar al mercado libre, Industria, que trabajará en coordinación con la Dirección General de Consumo de la Consejería de Economía y Hacienda, explicará por ejemplo qué cautelas deben tomar, qué aspectos deben tener en cuenta en los contratos y qué deben mirar, para que el proceso de cambio se desarrolle con normalidad.

La campaña se pondrá en marcha a partir de la segunda o tercera semana de junio, porque creen que es más efectiva una campaña intensa unos días antes del cambio, que una campaña con meses de antelación. Mientras tanto, también se trabaja en otras acciones como la jornada de hoy dirigida a empresarios.

El director general de Industria destacó que la liberalización de las tarifas eléctricas pretende aumentar la competitividad del sector y conseguir que el precio de la energía refleje el coste auténtico de la generación, transporte y distribución de la electricidad que, según comentó el presidente de Unesa, en la actualidad tiene un déficit del 15 por ciento sobre el precio.

Pero al tiempo, Marcos Bergua también recalcó que se ponen en marcha la TUR y el bono social para que esa liberalización "no suponga desprotección o imposibilidad de acceso a un servicio básico a los usuarios más desfavorecidos".