Aznar: "Esta crisis no es la de 1929, pero si no se hacen reformas, España se meterá en un lío"


José María Aznar, ex presidente del Gobierno (Foto: Efe)

José María Aznar, ex presidente del Gobierno (Foto: Efe)

José María Aznar, ex presidente del Gobierno (Foto: Efe)

José María Aznar, ex presidente del Gobierno (Foto: Efe)

José María Aznar, ex presidente del Gobierno (Foto: Efe)

José María Aznar, ex presidente del Gobierno (Foto: Efe)

José Mª Aznar, ex presidente del Gobierno y responsable de la Fundación Faes, se mostró este jueves optimista con la recuperación de la economía mundial y descartó que esta crisis, “de gran intensidad”, sea una gran depresión como en 1929. “El hecho de que nadie o prácticamente nadie previera el estallido de la crisis impidió que se hiciese un análisis lúcido para reaccionar. Hasta hace poco, ésto hizo proliferar las visiones más pesimistas, comparándola con la crisis del 1929 e incluso se comparó con la caída del muro de Berlín para el sistema capitalista y Wall Street. Pero no ha sido así”, dijo este jueves en el transcurso de una ponencia en Expomanagement, 24 horas después de la intervención de su antecesorFelipe González.

“Hace unos meses, el riesgo de que la economía mundial cayese en una gran depresión era bajo. Eso sí, la crisis es de una gran intensidad. Dije que había una oportunidad de volver 1929: repetir las políticas de entonces, como la ola proteccionismo económico y las restricciones de liquidez a la banca que se produjeron. Afortunadamente ese escenario no se ha repetido y la recuperación ha comenzado, precisamente, [dónde empezó la crisis] en EEUU”, explicó.

Entre las diferencias con la situación de entonces, Aznar destacó que el proceso de deflación de entonces no es probable ahora, los depósitos bancarios están asegurados y entonces no lo estaban, así como los retornos de inversión eran infinitamente menores que ahora. Los bancos centrales deberán empezar a subir los tipos de interés para evitar un escenario de hiperinflación (subida fuerte y continuada de la inflación) que sucederá si no se hace.

“Salir de la crisis económica es posible, pero para ello son necesarios reformas, pero se requiere de cambios muy profundos. España tiene la capacidad de volver a ser próspera y dinámica. Lo que no puede ser es que sea la economía que más se ha deteriorado: de crecer al 3% al -3% y aportando 7 de cada 10 nuevos desempleados de la Unión Europea”, apuntó el ex líder del Partido Popular. “No vivimos en ninguna burbuja, ni mundo feliz”, advirtió respecto a los cambios que se avecinan.

“Se acabó el colchón de los bancos. Es hora de recapitalizar”

“Nadie va a venir a resolvernos los problemas. La situación de Europa frente a la crisis no es comparable a EEUU. Allí hay un Gobierno federal y una respuesta conjunta. Aquí, la reacción debe ser nacional y surgir en cada uno de los países”, respondió a la pregunta del moderador Carlos Losada, director general de Esade. Aznar alabó el sistema de provisiones anticíclicas instaurado en los años 90 por el entonces gobernador del Banco de España, Luis Ángel Rojo, y que fue reforzado bajo el mando de Jaime Caruana en el institución en el año 2000.

Mediante este sistema, los bancos iban a acumulando una reserva de capital de manera obligatoria, por ley, al dotar una pequeña parte de cada préstamo que concedían, creando un margen y una despensa con la que lidiar cuando la actividad económica se volviese en contra. “Ese colchón ha desaparecido. Hay que recapitalizar [las entidades]. Que nadie piense que no nos va a alcanzar. Que nadie lo piense, porque nos va a alcanzar”, aseguró Aznar.

Según su manera de ver las cosas, hay que establecer planes de saneamiento de las entidades financieras que contemplen la intervención, sustitución de la dirección, inyección del capital indispensable “y, sobre todo, la subasta pública de los activos o las entidades para que los que lo han hecho mal sean castigados”, añadió. Aznar hizo estas puntualizaciones tras recordar la reciente intervención de Caja Castilla La-Mancha (CCM), que le ha costado al erario público una línea de avales por valor de 9.000 millones de euros y una inyección de capital de 1.300 millones.