El BCE comprará bonos hipotecarios a la banca y relajará al euribor con el BEI


El Banco Central Europeo (BCE) avanza en el terreno de lo ‘no convencional’. Además de la rebaja de tipos de interés, del 1,25% al 1%, y siguiendo la estela de su homólogo en el Reino Unido, el banco central ha decidido incrementar la política de compra de activos financieros con los covered bonds (bonos respaldados por préstamos) como las cédulas hipotecarias emitidas por los bancos y cajas de ahorro españolas.

El volumen de este tipo de bonos ascienda a más de 160.000 millones de euros, según estimaciones del sector. En la rueda de prensa, Jean Claude Trichet, presidente del BCE, no ha especificado las cifras y las detallará en el próxima reunión el próximo 4 de junio.

El BEI, brazo prestamista del BCE en el interbancario

Además, el Consejo de Administración ha decidido que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) se convertirá en una entidad de derecho del Eurosistema en las operaciones de política monetaria, con efecto a partir del 8 de julio de 2009 y en las mismas condiciones que cualquier otra entidad. El BCE prevé inyectar hasta 40.000 millones de euros en el BEI para reforzar su poder.

De esta manera, el banco central irrumpe indirectamente en el mercado interbancario para que alguien actúe de contrapartida de último resorte y se relajen las tensiones y desconfianzas entre los bancos. Por este motivo, principalmente, el euribor, que mide el interés de los prestamos interbancarios, se sitúa en 1,69%, muy por encima del 1% que marcan los tipos oficiales adoptados por el BCE.

“Estas decisiones se han tomado medidas para promover el continuo descenso de las tasas de plazo del mercado monetario, para alentar a los bancos a mantener y ampliar sus préstamos a los clientes, para ayudar a mejorar la liquidez del mercado en importantes segmentos de la deuda privada de seguridad del mercado, y facilitar las condiciones de financiación para los bancos y las empresas”, dijo el banquero galo en su discurso.