España, una economía paralizada

pib_economia20091

pib_economia20091

Cuentan con ironía y mala intención que la libertad de expresión es algo ajeno a un ministro económico. El responsable de los ingresos y gastos de un país no puede decir lo que de verdad opina, al menos no públicamente. Sus palabras pueden afectar a las decisiones de inversión o de consumo. Por eso, cuando las cosas van bien, se les suele tachar de pesimistas y cuando van mal, de optimistas. Contrapesan al mercado. En España todo ha cambiado desde el final de 2007. Las tasas de crecimiento del PIB -lo que genera la economía en un año-, se han movido de manera acelerada a territorio de recesión, un estado que se confirmará oficialmente en dos semanas cuando el Instituto Nacional de Estadística dé a conocer los datos del primer trimestre de 2009.

Será el segundo trimestre de contracción, tras la caída del 0,7% interanual de octubre a diciembre de 2008, algo que no sucedía desde los 12 meses de recesión de 1992 y 1993, tras la crisis del Sistema Monetario Europeo (SME) y las fuertes devaluaciones de la peseta. Precisamente, la ausencia de una moneda propia que devaluar –abaratar su tipo de cambio de forma unilateral por el Gobierno- está acelerando la recesión y dirigiendo todo su peso al consumo, empresas y las familias. El euro ha protegido hasta ahora a España –uno los países más expuestos al consumo de petróleo- de los vaivenes de los precios de materias primas en los mercados internacionales. Pero también ha hinchado la burbuja al potenciar el endeudamiento y la capacidad de compra, disparando el déficit exterior por encima del 10% del PIB, la cota proporcional más alta del mundo occidental. También el endeudamiento de familias y empresas, del 140% sobre el PIB, se ha situado entre los más grandes.

El pinchazo de la burbuja de crédito y la caída de los precios inmobiliarios –que puede oscilar entre el 20% y 40%- ha sumido a España en una espiral de contracción similar al que arrastró a Japón en los años 90. Los expertos no descartan este escenario, pero no lo ven probable. "La deflación es tan peligrosa porque normalmente se realimenta a sí misma. Nace con una fuerte y rápida contracción de la demanda agregada (desencadenada, por ejemplo, por una crisis de crédito). La oferta agregada no puede adaptarse con la rapidez suficiente, por lo que los precios caen con fuerza. Al caer los precios, los agentes posponen decisiones de compra e inversión, por lo que la demanda que vuelve contraerse por esta vía, de manera que el ajuste de la oferta debe ser aún mayor. Así, se convierte en una carrera a la baja de la oferta (reducción de empleo y de capacidad) persiguiendo a la demanda (caída de consumo, de inversión) que arrastra consigo a precios y actividad", explica Alberto Matellán, director de estrategia y macroeconomía en Inverseguros.

José Luis Martínez, estratega jefe de Citigroup en España, que considera que el último dato de inflación (-0,1% en marzo) no ha sido bueno. "No estaba previsto entrar tan pronto en cifras negativas. Para junio vendrá el momento más bajo por el efecto escalón del petróleo", explica a este diario. Según José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, "una cosa es que caigan los precios y otra es que haya deflación. Por poner un ejemplo, el crash de la bolsa de Japón fue a principios de los años 90 y la deflación no llegó hasta 1998″. Uno de los indicadores a que seguir para determinar si se está produciendo ese fenómeno es el precio de los servicios, que de momento crece al 2,7%. "Habrá que ver la velocidad de la desaceleración, pero en cualquier caso, un nivel por debajo del 1% [subíndice servicios] sería una señal de alarma", cuenta a este diario.

Una fortaleza con grietas: el sistema financiero español

España es la 11º potencia económica del mundo, según el ránking de indexmundi con datos del CIA WorldFactbook hasta 2007, después de 15 años de crecimiento ininterrumpido. Este despertar económico le ha permitido construir una de las bancas más potentes del mundo. En 1981, España registró otra brusca recesión derivada de la crisis energética de aquellos años, con la guerra Irán e Irak de fondo. La más grave fue la última. Entre 1992 y 1993, tras la Guerra del Golfo y la devaluación de la peseta, el PIB acumuló cuatro trimestres consecutivos de reducción de su Producto Interno Bruto. España, con tasas medias superiores al 3%, registró algo no visto desde los años 60 y 70, cuando abandonaba el estigma de país subdesarrollado para mirar de cerca a los países europeos.

En un informe, Barclays Capital, que cita documentos del FMI, dice que ha realizado pruebas de esfuerzo (estrés test) entre 53 entidades españolas. "La institución, que se basa en información pública disponible, afirma que un total de 20 entidades podrían sufrir graves problemas de liquidez en caso de no recibir aportaciones de capital por 3.200 millones de euros", señala. La institución recuerda que el sistema español de bancos y cajas españolas cuenta 24.000 millones de euros de liquidez, aunque tiene de frente un desafío extremo: una tasa de desempleo del 20% a finales de este año y el consiguiente aumento del ratio de morosidad, que ya supera de media el 4% después de multiplicarse por ocho desde el verano de 2006 cuando marcó mínimo histórico.

La fortaleza del sistema bancario reside en su raíz y en las características de esta crisis. EEUU, Reino Unido, Francia o Alemania han tenido que rescatar entidades con capital público. En España, sin embargo, la ausencia de vehículos de inversión fuera de balance de las entidades –al contrario que otros países- y el colchón de provisiones anticíclicas –capital en reserva por cada crédito concedido que se reserva en los momentos malos- le han permitido erigirse en el sistema más saneado hasta ahora. Pero la propia economía comienza a ahogar a las entidades debido a la escalada de la morosidad (impagos de préstamos) y la falta de capacidad para aumentar los depósitos con los que hacer frente a los vencimientos de deuda, 75.000 millones de euros para este año. La tasa de ahorro ha crecido en un año del 10% al 13%, pero, según los expertos, se adivina insuficiente.

Ranking por PIB de economías del mundo… antes de la crisis

rankingPaísPIB (en millones de dólares)
1Estados Unidos13,86
2China7,043
3Japón4,417
4India2,965
5Alemania2,833
6Reino Unido2,147
7Rusia2,076
8Francia2,067
9Brasil1,838
10Italia1,8
11España1,362

(Fuente: CIA World Factbook - indexmundi)