El Movimiento Sin Tierra de Brasil comienza la semana anual de lucha por la reforma agraria

  • Río de Janeiro, 13 abr (EFE).- El Movimiento de los Sin Tierra (MST), la mayor congregación campesina de Brasil, intensificó hoy su campaña de ocupación de haciendas y propiedades, en el comienzo de su semana anual de lucha para pedir la aceleración de la reforma agraria.

El Movimiento Sin Tierra de Brasil comienza la semana anual de lucha por la reforma agraria

El Movimiento Sin Tierra de Brasil comienza la semana anual de lucha por la reforma agraria

Río de Janeiro, 13 abr (EFE).- El Movimiento de los Sin Tierra (MST), la mayor congregación campesina de Brasil, intensificó hoy su campaña de ocupación de haciendas y propiedades, en el comienzo de su semana anual de lucha para pedir la aceleración de la reforma agraria.

En uno de los primeros actos de esta semana, un grupo de campesinos ocupó un ingenio de caña de azúcar inactivo del conglomerado Votorantim, en el municipio nororiental de Sao Lorenço da Mata, en Pernambuco, comunicó el propio MST.

La fábrica forma parte del complejo azucarero de Tiúma, que estaba abandonado desde el comienzo de los años 90 y que había sido ocupado sucesivamente por los Sin Tierra.

La revalorización de la caña de azúcar llevó a Votorantim a recuperar el interés en la factoría, pero en 2008, la justicia ordenó su expropiación en favor de los campesinos, según el MST.

Además de este acto, el Movimiento anunció otras ocupaciones y marchas en todo Brasil para recordar la matanza de 19 campesinos en Eldorado de Carajás (Pará, norte) el 17 de abril de 1996, día que es conmemorado como "día nacional de la lucha por la reforma agraria".

Los Sin Tierra indicaron que, 13 años después de esta masacre, Brasil aún no ha resuelto los problemas de los pobres del campo, "que continúan siendo blanco de la violencia de los hacendados y de la impunidad de la justicia".

Mañana, los miembros del MST, encabezados por su líder Joao Pedro Stédile, emprenderán una marcha a pie de 100 kilómetros entre Jangada (oeste) y Cuiabá, capital del estado de Mato Grosso, una de las principales regiones rurales de Brasil.

Entre las demandas de este grupo, se encuentra la mejoría de las condiciones laborales de los campesinos y el final del modelo de los monocultivos, que causan, según ellos, "fuertes desequilibrios ambientales y serios problemas sociales".

El MST, que congrega a cerca de dos millones de familias campesinas, se ha servido de ocupaciones de propiedades rurales para pedir celeridad en la reforma agraria en los últimos 25 años.

Pese a que el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva defiende haber asentado a cerca de 520.000 familias en 43 millones de hectáreas desde 2003, el Movimiento de los Sin Tierra denuncia que la reforma agraria está "prácticamente parada".

Según sus cifras, en estos años sólo se han asentado a 163.000 familias, mientras que otras 250.000 continúan viviendo al borde de las carreteras, a la espera de que se les conceda un terreno.