La oposición fracasa en debatir una ley para reducir los impuestos al campo argentino

  • Buenos Aires, 19 mar (EFE).- Las principales fuerzas de la oposición de Argentina fracasaron hoy en llevar al Parlamento el debate de una ley de reducción de los impuestos a la exportación de granos, mientras que las patronales agropecuarias amenazaron con reanudar sus protestas contra el Gobierno de Cristina Fernández.

La oposición fracasa en debatir una ley para reducir los impuestos al campo argentino

La oposición fracasa en debatir una ley para reducir los impuestos al campo argentino

Buenos Aires, 19 mar (EFE).- Las principales fuerzas de la oposición de Argentina fracasaron hoy en llevar al Parlamento el debate de una ley de reducción de los impuestos a la exportación de granos, mientras que las patronales agropecuarias amenazaron con reanudar sus protestas contra el Gobierno de Cristina Fernández.

La oposición no logró reunir los 129 legisladores necesarios para instalar el debate en una sesión especial de la Cámara de Diputados, en la que el mayoritario grupo del peronista Frente para la Victoria de Fernández se negó a dar ese quórum.

Dirigentes de las patronales agropecuarias, que en conjunto reúnen a unos 290.000 productores de todo tipo, acusaron al Gobierno de evitar el "debate democrático" de este asunto y los más irritados aseguraron que "volverán" los cortes de carreteras y protestas del año pasado.

Sin poder instalar el debate parlamentario, unos 110 diputados de la Unión Cívica Radical (UCR), la Coalición Cívica, conservadores, socialistas y peronistas disidentes, expusieron su propuesta de eliminar o reducir, según los casos, el impuesto a la exportación de soja, maíz, girasol y trigo, los principales productos agrícolas de Argentina, uno de los grandes proveedores globales de alimentos.

La propuesta opositora, aceptada con reparos por algunos sectores del campo, excluye de los impuestos a los productores que no superan las 1.000 toneladas de esos granos y para el resto fija una alícuota del 27% con la posibilidad de que una comisión parlamentaria establezca otros niveles impositivos.

Las exportaciones de soja pagan impuestos del 35%, las de girasol un 32%, el trigo un 23% y las de maíz un 20%, luego de la reducción concedida por el Gobierno, salvo en el caso del primero de esos granos, en rondas de negociaciones cuyos resultados fueron considerados insuficientes por los dirigentes del campo.

El Gobierno sostiene que la presión hubiera sido menor de haberse mantenido el sistema de impuestos móviles en base a los precios internacionales de los granos que el Senado rechazó a mediados del año pasado, con un voto de desempate del vicepresidente Julio Cobos, lo que supuso un duro revés político para Fernández.

Las patronales agropecuarias, que además rechazan regulaciones sobre el sector, han llevado a cabo seis huelgas y varios cortes de carreteras entre marzo de 2008, cuando estalló el conflicto, y febrero último.

El presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcatti, insistió hoy en que la "mesa de enlace" de las cuatro patronales del campo insistirá con sus reclamaciones y "no está llamando" a que haya nuevos cortes de carreteras.

Pero Alfredo De Angeli, uno de los dirigentes de la Federación Agraria, aseguró que habrá "muchas rutas cortadas" porque "las bases son incontenibles" en su rechazo a la política gubernamental.