Los agricultores del G8 apuestan por asegurar el suministro de los alimentos

  • Roma, 19 mar (EFE).- Las organizaciones agrícolas de los países del G8 apostaron hoy en Roma por asegurar el suministro de alimentos que evite nuevas carestías y por la creación de un carné de identidad internacional alimentario que evite emergencias sanitarias como la de la leche adulterada con melamina.

Los agricultores del G8 apuestan por asegurar el suministro de los alimentos

Los agricultores del G8 apuestan por asegurar el suministro de los alimentos

Roma, 19 mar (EFE).- Las organizaciones agrícolas de los países del G8 apostaron hoy en Roma por asegurar el suministro de alimentos que evite nuevas carestías y por la creación de un carné de identidad internacional alimentario que evite emergencias sanitarias como la de la leche adulterada con melamina.

El establecimiento de un sistema eficaz de seguimiento de los alimentos, la aplicación de reglas más transparentes, y la creación de reservas de productos agrícolas para permitir el equilibrio entre oferta y demanda son algunas de las propuestas que se hicieron hoy durante el encuentro "G8 Farmers Meeting".

Esta reunión, organizada con vistas a la cumbre del G8 de Agricultura que tendrá lugar en la provincia italiana de Treviso del 18 al 20 de abril próximos, contó además con la presencia de representantes de organizaciones internacionales como la Unión Europea (UE) o la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Los representantes de los agricultores de las mayores potencias económicas mundiales centraron sus conversaciones en el análisis de la seguridad alimentaria y el estado del mercado de alimentos y del hambre en el mundo ante la crisis económica actual.

Al final de la reunión, los participantes firmaron un documento conjunto que será llevado a la próxima cumbre del G8 de Agricultura y que también estará presente en la de jefes de Estado y de Gobierno del próximo julio en la isla de la Magdalena (oeste de Italia).

En ese documento, las asociaciones apuestan por fomentar la confianza entre las empresas y los consumidores, mediante la creación de estándares internacionales de seguridad, tras un 2008 que, según la asociación de agricultores italiana Coldiretti, organizadora de esta cumbre, fue récord en escándalos alimentarios.

Pero además de seguridad en los alimentos, en la reunión de expertos agrícolas de hoy se habló de las necesidades alimentarias a las que tendrá que hacer frente un mundo que en 2050 alcanzará los 9.000 millones de personas y que actualmente atraviesa una mala coyuntura económica.

"La actual crisis económica mundial hace necesario devolver a la agricultura su papel de sector estratégico en las políticas económicas y de desarrollo", reza el segundo punto del documento concluyente de la reunión.

"Para tal propósito, se hace necesario intensificar el intercambio de informaciones sobre la situación económica actual y realizar políticas a corto y largo plazo para poner remedio a la actual emergencia alimentaria para estimular las inversiones en la agricultura en interés de toda la comunidad internacional", prosigue.

Y es que, según la Coldiretti, este año se podrían superar por primera vez los mil millones de personas malnutridas en el mundo como consecuencia de la crisis económica y de la especulación que se produce en los mercados con los alimentos, fruto de una excesiva falta de reglas.

"Debe favorecerse una actuación gradual en el debate sobre la liberalización de los intercambios internacionales que tenga en cuenta las diferencias socio-económicas y ambientales de las distintas realidades y la necesidad de garantizar la coexistencia de distintos modelos de agricultura en todo el mundo", dice el texto final de la reunión.

"Los productos agrícolas pertenecen a un aspecto fundamental del género humano como es la alimentación y no pueden ser tratados como todas las demás materias primas, por eso, el aumento de la productividad agrícola y la competitividad de las empresas agrícolas deben ser aspectos fundamentales de las políticas de desarrollo", añade.

Según las organizaciones agrícolas del G8, ese aumento de la productividad agrícola debe ir acompañado del interés por la preservación de la biodiversidad, habida cuenta del importante papel que desempeña la agricultura para la atenuación de los efectos del cambio climático.

"Las organizaciones agrícolas de los países del G8 subrayan la necesidad de promover la utilización de energías renovables, para un desarrollo real y sostenible de la economía global", concluye el texto de la reunión.