Se multiplican los cruces entre el Gobierno argentino y el sector rural

  • Buenos Aires, 20 mar (EFE).- El Gobierno argentino consideró hoy un "mecanismo de extorsión" los bloqueos de carreteras que lideran los productores agropecuarios, que a su vez tacharon de "medida electoralista" la creación de un fondo solidario con los impuestos a las exportaciones de soja.

Se multiplican los cruces entre el Gobierno argentino y el sector rural

Se multiplican los cruces entre el Gobierno argentino y el sector rural

Buenos Aires, 20 mar (EFE).- El Gobierno argentino consideró hoy un "mecanismo de extorsión" los bloqueos de carreteras que lideran los productores agropecuarios, que a su vez tacharon de "medida electoralista" la creación de un fondo solidario con los impuestos a las exportaciones de soja.

"En una sociedad civilizada cada uno puede tener posiciones diferentes y las puede expresar, pero el corte de rutas es un mecanismo de extorsión al que estamos siendo sometidos todos los argentinos", aseguró el ministro del Interior, Florencio Randazzo, en declaraciones a Radio 10 de Buenos Aires.

Miles de productores regresaron a las carreteras después de que las principales fuerzas políticas de la oposición fracasaran este jueves en llevar al Parlamento el debate de una ley de reducción de los impuestos a la exportación de granos.

Los "piquetes" están establecidos en carreteras de las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos, Córdoba, La Pampa y Santa Fe, los distritos agrícola-ganaderos más importantes del país.

Los referentes de la protesta han señalado que mantendrán los bloqueos, algunos parciales y otros totales, hasta que en el Parlamento se discuta la iniciativa de reducción de impuestos a las retenciones presentada por la oposición, que ayer se vio obligada a analizarla en minoría.

Horas después de que comenzaran los bloqueos, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, anunció que girará a las provincias y municipios el 30 por ciento de lo que recaude por el impuesto a las exportaciones de soja.

Antes de viajar a Brasil, la jefa del Estado citó a gobernadores y alcaldes a un acto en su residencia oficial para anunciar la firma de un decreto de necesidad y urgencia para "co-participar" un derecho de exportación cuya recaudación va íntegramente a las arcas del Estado nacional.

En sus declaraciones radiales, Randazzo pidió al campo "respeto" hacia la voluntad popular y defendió el fondo solidario creado por el Ejecutivo al señalar que permitirá "mejorar el nivel de estabilidad y empleo" en las provincias y municipios.

"Es una decisión trascendente e histórica", destacó el ministro del Interior.

El vicepresidente de la Federación Agraria, Pablo Orsolini, opinó que el anuncio de volcar a las provincias parte de las retenciones tiene el objetivo de "confundir a la opinión pública".

Su homólogo de Confederaciones Rurales, Néstor Roulet, consideró la medida "un mensaje electoralista" que busca "desunir" y que la gente "no cree".

El Gobierno y el sector agropecuario están enfrentados desde marzo del año pasado, tras la decisión oficial de aumentar las retenciones a las exportaciones de granos.

El Ejecutivo sostiene que la presión habría sido menor si se hubiera mantenido el sistema de impuestos móviles en base a los precios internacionales de los granos que el Senado rechazó en julio de 2008, con un voto de desempate del vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, lo que supuso un duro revés político para Fernández.

Las patronales agropecuarias llevaron a cabo seis huelgas e innumerables cortes de carreteras entre marzo de 2008, cuando estalló el conflicto, y febrero último.