Desmantelada en Madrid una banda internacional de falsificación de tarjetas

  • Madrid, 10 feb (EFE).- La Policía Nacional, en colaboración con el Servicio Secreto de Estados Unidos, la Policía de Nueva York y la embajada de Rumanía en España, ha desmantelado en Madrid una banda internacional especializada en la falsificación de tarjetas de crédito y el conocido como "phising" bancario.

Desmantelada en Madrid una banda internacional de falsificación de tarjetas

Desmantelada en Madrid una banda internacional de falsificación de tarjetas

Madrid, 10 feb (EFE).- La Policía Nacional, en colaboración con el Servicio Secreto de Estados Unidos, la Policía de Nueva York y la embajada de Rumanía en España, ha desmantelado en Madrid una banda internacional especializada en la falsificación de tarjetas de crédito y el conocido como "phising" bancario.

Durante la operación han sido detenidas quince personas y se han practicado siete registros en Madrid capital y las localidades madrileñas de Coslada, Torrejón y Valdilecha.

La Policía también ha conseguido desmantelar el taller donde se preparaban las tarjetas falsificadas, emitidas por bancos extranjeros, por lo que todas las víctimas residen fuera de España.

La investigaciones se iniciaron el pasado mes de septiembre cuando se detectó un aumento de compras efectuadas con tarjetas falsas en centros comerciales de la Comunidad de Madrid.

Las primeras sospechas recayeron en un grupo de ciudadanos rumanos, que ya estaban siendo investigados por este tipo de delitos.

Uno de los miembros de la banda se ocupaba de clonar las tarjetas a partir de tarjetas sustraídas a sus propietarios, sustituyendo en las tarjetas copiadas los nombres originales por los de las personas -en su mayoría españoles- que se encargarían de hacer las compras fraudulentas.

Para obtener los datos, la banda recurrían a hackers rusos o ucranianos que recopilaban la información confidencial bancaria a través de internet y el fraude electrónico.

Además de clonar tarjetas, la red desmantelada amplió su campo de acción al "phising" y para ello abría cuentas bancarias en las que ingresaba el dinero obtenido de transferencias fraudulentas realizadas gracias al robo de las claves de los clientes.

Los detenidos incluso llegaron a pedir créditos con documentación falsa, de forma que cuando la entidad bancaria reclamaba el pago de los recibos al moroso, se encontraba con que la persona no existía.

En los registros practicados, los agentes han encontrado 260 tarjetas de crédito falsas, impresoras y grabadoras de tarjetas, ocho ordenadores portátiles, numeraciones de tarjetas y datos de transferencias bancarias, una pistola de fogueo y otra simulada, así como diversa documentación rumana falsa.