Detenidos en Madrid 15 miembros de una red internacional de phishing y falsificación de tarjetas bancarias

La Policía Nacional ha tenido colaboración internacional en la investigación, cuyas víctimas eran todas extranjeras MADRID, 10 (EUROPA PRESS) La Policía Nacional ha conseguido desarticular una organización internacional especializada en la falsificación de tarjetas de crédito, en estafas mediante phishing y en otros fraudes, tras la detención en la Comunidad de Madrid de quince personas relacionadas con el caso. Según indicó hoy la Jefatura Superior de Policía de Madrid, los agentes han realizado asimismo siete registros en la capital y en las localidades de Coslada, Torrejón y Valdilecha. Gracias a ello se ha conseguido desmantelar asimismo el taller donde se falsificaban las tarjetas. En dichos registros, los agentes se han incautado de 260 tarjetas falsificadas, una impresora de tarjetas, tres impresoras convencionales, tres grabadores de tarjetas, ocho portátiles, numerosa documentación con datos de transferencias y numeraciones de tarjetas, una pistola de fogueo, una pistola simulada, permisos falsos de conducir de Rumanía, una tarjeta de identidad rumana falsa, un pasaporte falso, 60 perfumes envasados con precinto, prendas de ropa aún etiquetadas, consolas de videojuegos y cámaras fotográficas. En la operación han cooperado agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid, de la comisaría de Coslada, del Servicio Secreto de Estados Unidos, del departamento de Policía de Nueva York, de la oficina del Agregado de Interior de Rumanía en España y de la Brigada de Delitos Monetarios. Sus investigaciones comenzaron el pasado mes de septiembre, cuando se detectó un aumento de las compras efectuadas con tarjetas falsas en los centros comerciales de la región. Así, los agentes se centraron en un primer momento en ciudadanos de origen rumano residentes en Coslada que ya estaban siendo investigados por este tipo de delitos. En una fase posterior, se comprobó que los sospechosos llevaban a cabo todo tipo de estafas y fraudes y, tras identificarlos, se confirmó que los responsables de la red eran de origen rumano y que tenían una organización "muy bien estructurada y jerarquizada", según la Policía Nacional. MODUS OPERANDI Así, uno de los miembros de la banda se dedicaba a 'clonar' las tarjetas a partir de otras sustraídas a sus dueños, incluyendo en las copias los nombres de las personas que después realizarían los cargos en las mismas. Posteriormente, se compraba con estas falsificaciones, para lo que se contrataba a españoles que recibían las tarjetas con sus nombres rotulados pero con los datos de los perjudicados, todos residentes fuera de España y clientes de entidades extranjeras, en las bandas magnéticas. Para obtener los datos de las tarjetas, los responsables de la organización recurrían a hackers rusos y ucranianos, "auténticos expertos" según la Jefatura de Policía en obtención de datos personales en Internet mediante phishing y otras técnicas de fraude electrónico. Otra de las modalidades delictivas empleadas por esta banda consistía en la apertura de cuentas en las que se ingresaba dinero obtenido mediante phishing; los colaboradores españoles contratados abrían cuentas bancarias para luego facilitar libretas y tarjetas a los estafadores para que extrajeran el dinero procedente de transferencias fraudulentas. Finalmente, los agentes pudieron comprobar que los arrestados también habían solicitado varios préstamos bancarios con datos falsos; cuando las entidades intentaban localizar a los morosos, se encontraban con la sorpresa de que no existían y que habían escapado sin devolver el dinero.