La Guardia Civil desarticula una banda dedicada a la falsificación de tarjetas de crédito

VALENCIA, 04 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil de Valencia ha desarticulado una banda dedicada a la falsificación de tarjetas de crédito en el marco de una operación denominada 'Folio', que se ha saldado con la detención de diez personas presuntamente implicadas en numerosos delitos de estafa y falsificación de documentos, según informaron hoy fuentes de la benemérita en un comunicado.

Las actividades de esta red, que obtenía los datos de las tarjetas utilizando procedimientos informáticos como 'phishing' y otros fraudes electrónicos, afectan a personas de todo el mundo todavía por cuantificar, señalaron las mismas fuentes.

Desde hace unos meses, la Guardia Civil venía investigando una serie de estafas consistentes en la compra de artículos de precio elevado como material electrónico de última generación, joyas o bebidas, utilizando para ello tarjetas de crédito falsas con los datos obtenidos a través de Internet de personas de distintos países de todo el mundo.

Los agentes dieron inicio así a la 'operación Folio', al objeto de identificar, localizar y posteriormente detener a los responsables de estas actividades ilícitas. Fruto del dispositivo establecido, se detectó en la localidad de Villalonga un domicilio desde donde supuestamente residían algunos de los componentes de la red.

Según las pesquisas de los agentes, en este domicilio vivía un matrimonio que fabricaba las tarjetas y grababa los datos obtenidos en Internet utilizando métodos como 'phishing' y otros fraudes electrónicos. Los datos utilizados correspondían a personas de distintos países estando pendiente la cuantificación total del número de personas afectadas que se estima en un "número importante", apuntaron las mismas fuentes.

Los agentes comenzaron entonces, día 2 de abril, un total de siete registros domiciliarios en las localidades de Villalonga, Gandia, Playa de Gandia, Palmera, Palma de Gandia y Benicolet, procediendo a la detención de diez personas como presuntos autores de los delitos de falsificación de moneda, falsificación de documentos y estafa.

Entre los detenidos se encuentra el cabecilla de la red, un empresario que pagaba a los miembros de la red que falsificaban las tarjetas, una comisión por dicha falsificación.

En los registros se han intervenido gran cantidad de televisores de plasma, joyas, televisores de LCD, videoconsolas, vehículos de alta gama, así como todos los útiles e instrumentos necesarios para la "fabricación" de las tarjetas falsas.

Las investigaciones continúan abiertas para lograr el total esclarecimiento de los hechos por si pudieran existir otros hechos delictivos similares.