Agro Canarias logra primera certificación de agricultura integrada de las islas como paso previo a agricultura ecológica

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 17 (EUROPA PRESS) La Sociedad Agraria de Transformación (SAT) Agro Canarias es la primera entidad del archipiélago en certificar que su producción se obtiene según los parámetros de la agricultura integrada, lo que determina que emplea sistemas de obtención que aprovechan al máximo los recursos y mecanismos de producción naturales y aseguran a largo plazo una agricultura sostenible. Así lo anunció hoy en Las Palmas de Gran Canaria la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación del Gobierno regional, Pilar Merino, acompañada por el director general del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria, Guillermo Díaz Guerra, el presidente de la empresa y también actual presidente de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (Coag) Canarias, Rafael Hernández, y un representante de Agrocolor, empresa que acredita la certificación agroalimentaria, respaldada por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC). Se acredita, así, que el titular de la explotación introduce técnicas que compatibilizan las exigencias de la sociedad, la protección del medio ambiente y la productividad agrícola, al igual que las operaciones realizadas para la manipulación, envasado, transformación y etiquetado de productos acogidos al sistema. Agro Canarias es una SAT constituida en 1993 en el campus universitario de Tafira, en la capital grancanaria, y regentada por Rafael Hernández, que consta de unas 20 hectáreas divididas en varias parcelas cuya producción está orientada al mercado interior, fundamentalmente papas, que se rotan con otras hortalizas como brócoli, coles, coliflores, zanahorias, puerros o cebollas. Merino destacó que el archipiélago "lleva muchos años haciendo un esfuerzo por la producción integrada, "el sistema más sostenible de hacer agricultura, mucho más en una comunidad autónoma como Canarias". Asimismo, el director del ICCA, Guillermo Díaz Guerra, explicó que la Unión Europea (UE) apuesta por que en Canarias haya "producciones de calidad diferenciada con productos que aporten un valor añadido". En su opinión, la UE considera que para asegurar el futuro del sector primario en el continente es preciso promocionar la excelencia de las producciones, lo que pasa por certificar su calidad a través de algunas de las siguientes cinco líneas: Denominaciones de Origen, Indicaciones Geográficas Protegidas, Especialidades Tradicionalmente Garantizadas, Agricultura Ecológica y Agricultura Integrada. Se apuesta por que la producción canaria se homologue conforme a esta última calificación como paso previo a la agricultura ecológica. Explicó que los métodos empleados por gran parte de los productores del archipiélago ya se acogen a estos procedimientos respetuosos con el medio ambiente, aunque necesitan ser certificados, con lo que se abrirían las puertas a nuevas subvenciones europeas. AYUDAS Agregó que el ICCA ha optado por iniciar la homologación de la norma UNE 155.000, que permitirá convertir a Canarias en la segunda comunidad autónoma en homologar sus sistemas productivos, después de Andalucía y agilizará sobremanera los procedimientos de certificación. En este sentido, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación ya cuenta con una línea de ayudas a disposición de los interesados, que permite costear la totalidad de los gastos que deriven de este procedimiento. Los productores certificados podrán ser beneficiarios de las ayudas europeas previstas en materia de promoción de sus productos, en el ámbito de la formación. El director del ICCA destacó que se subvencionará el cien por cien de los gastos derivados de este procedimiento de apoyo a los agricultores que participen en programas de calidad de los alimentos. Los interesados cuentan con seis meses de plazo para presentar sus solicitudes. De hecho, unas 400 empresas ya han presentado solicitudes, sobre todo, de cultivos de plátano y tomate, además de la uva y la papa, las cuatro producciones que se pueden contemplar en Producción Integrada y que disponen cada una de normas específicas. "PREVENIR ANTES QUE CURAR" Básicamente se trata de reducir el uso de inputs, tales como fertilizantes, productos fitosanitarios o combustibles fósiles, de manera que se utilicen solamente cuando sea estrictamente necesario y siempre con una justificación técnica. "La filosofía de la producción integrada es prevenir antes que curar", afirmó el empresario agricultor Rafael Rodríguez, quien agradeció la distinción y se mostró convencido de que la producción integrada "merece la pena desde el punto de vista ambiental, económico y de salud". Añadió que la obtención de la certificación radica en el "control estricto" de las fases de producción, manejo, envasado y comercialización a través de métodos respetuosos con el medioambiente". El representante de la SAT Agro Canarias comentó que el producto tendrá a partir de ahora un logo de Producción Integrada de Canarias y de la empresa que lo certifica. Añadió que este producto estará en los mercados de los agricultores de Gran Canaria, aunque el fin es que se extienda a otros establecimientos. "Esperamos llegar este año al medio millón de kilos", anunció.