Agro.- Miles de olivareros se manifiestan en la capital contra la especulación y por unos precios justos

JAÉN, 20 (EUROPA PRESS) Miles de olivareros, 15.000 según la organización agraria COAG y entre 4.500 y 5.000 según las cifras ofrecidas por la Policía Local de Jaén, han protagonizado una manifestación por las calles de la capital jiennense en defensa del sector del olivar y para mostrar su rechazo a la especulación. De este modo han reivindicado unos precios justos "para todos", que "garanticen tanto el acceso de los consumidores a un alimento básico como la supervivencia de un sector productivo fundamental para la economía andaluza", del que dependen directamente más de 300 municipios andaluces, que cuenta con 200.000 agricultores y que genera 14 millones de jornales. La manifestación, que comenzó pasadas las 11,00 horas de hoy en la plaza Jaén por la Paz para concluir en la plaza de las Batallas, estuvo encabezada por el secretario general de COAG, Miguel López, y por el secretario de Organización de COAG Andalucía, Eduardo López. "Lo que está pasando en el olivar no responde a un problema estructural ni de mercado, puesto que el consumo a nivel mundial está por encima de la producción", analizó López, quien apuntó que "el desplome de los precios a los productores responde a las maniobras especulativas de unos pocos grupos industriales que tratan de ganar mercado, aumentando su margen de beneficios a costa de los productores, que no tienen más remedio que vender el aceite por debajo de la rentabilidad porque necesitan dinero para hacer frente a los gastos, como la mano de obra". Ante esta situación, reclamaron la actualización y activación del almacenamiento privado, un mecanismo recogido en la OCM que regula la posibilidad de retirar producto del mercado cuando se producen graves perturbaciones, "como está ocurriendo en este momento", apostilló. "De ese modo, los productores no se verían obligados a malvender el aceite, ya que recibirían una compensación a cambio de mantener el producto almacenado por un tiempo previamente establecido", alegaron. El problema reside en que para que dicho mecanismo pueda aplicarse, el aceite tiene que situarse por debajo de un precio de referencia que se fijó hace "más de una década", con lo cual no responde ni a la subida del IPC ni, sobre todo, al "tremendo" incremento que han experimentado los costes de producción, de ahí que pidieran que "ese precio de referencia se actualice a las circunstancias actuales, para que el mecanismo sea realmente operativo". Con los precios actuales --los olivareros reciben 1,80 €/kg. frente a los 2,57 €/kg que se pagaban hace un año--, "la inmensa mayoría de las explotaciones olivareras no son rentables y el futuro del olivar andaluz tal y como lo entendemos actualmente está amenazado. Sólo en esta campaña, las pérdidas pueden superar los 700 millones de euros", lamentaron. Además, insistió en que esta situación tiene su origen en "las prácticas especulativas y oligopólicas por parte de unas pocas empresas que controlan el sector y, en consecuencia, los precios". "No estamos ante un problema de mercado, ya que el consumo tanto nacional como internacional se mantiene estable, con tendencia al alza, y por encima de la producción", afirmaron y agregaron que "la única explicación a la situación actual es la acción en el mercado de tres grandes empresas que dominan el 60 por ciento de la venta final y que intervienen forzando a los productores a la venta de aceite por debajo de los márgenes de rentabilidad". A juicio de COAG, las administraciones "deben intervenir para garantizar el interés general, evitando el abuso".