Agro.-Un proyecto de UPA señala que aprovechar la biomasa del olivo ahorra al agricultor 30 euros/hectárea

JAÉN, 24 (EUROPA PRESS) El proyecto experimental desarrollado por la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) de Jaén para aprovechar la biomasa del olivar transformándola en energía señala que el agricultor podría ahorrarse entre 30 y 40 euros por hectárea, que es lo que actualmente le puede suponer deshacerse de estos restos. Así lo destacó el secretario de Agricultura y Ganadería de UPA-Jaén, Luis Miguel Martínez, en rueda de prensa para presentar la publicación 'Desarrollo de un modelo de gestión para la biomasa procedente de los restos de la poda del olivar en la provincia de Jaén' que recoge la evolución y las principales conclusiones de la iniciativa desde que comenzó su andadura en octubre de 2007. En este sentido, explicó que se creó un grupo formado tanto por administraciones públicas como empresas y entidades privadas para analizar el potencial energético y la rentabilidad de estos restos. Martínez afirmó que la principal conclusión del proyecto es que los agricultores no pueden buscar en él un negocio, como puede ser la recogida de la aceituna y la venta de aceite, sino que deben pensar en términos de ahorro de costes. "La gran ventaja es que si hasta ahora tenían que triturar la poda, ya fuera por ellos mismos, algo que requiere una maquinaria potente que no todos tienen, o acudiendo a empresas de servicios, se ahorrarían un mínimo de 30 o 40 euros por hectáreas, que es lo que puede valer el triturado", comentó. Sin embargo, el proyecto cuenta con un "inconveniente fundamental" referido a la recogida y almacenaje del producto, puesto que si la explotación agraria está a más de 30 ó 35 kilómetros de la planta de transformación los costes se incrementan de forma que "la rentabilidad puede verse comprometida". Por ello, hizo hincapié en que la solución es que crear estas infraestructuras en la provincia, puesto que la más cercana se encuentra en el municipio cordobés de Puente Genil. "Lo ideal es que haya iniciativa empresarial que dé continuidad a este proyecto experimental con el objetivo de tener plantas lo más cerca posible y repartidas en todos los territorios de la provincia", apuntó Martínez, quien subrayó que esta actividad sería rentable al empresario con un precio de en torno a los 50 euros por tonelada de biomasa, que es lo que se paga hoy por hoy. Además, explicó que en la actualidad Valoriza construye una planta en Linares-Baeza, a la que hay que sumar otra iniciativa privada que están en marcha y de la que sólo precisó que se ubicará en la comarca de Cazorla.