Asaja dice que los datos de existencias de aceite a fin de campaña "anuncian escasez para el próximo año"

JAÉN, 16 (EUROPA PRESS)

Concluida la recolección de la aceituna y a falta de los datos definitivos de la Agencia del Aceite de Oliva para el cierre de la campaña 2008-2009, la organización agraria Asaja-Jaén señaló que "las cifras provisionales anuncian un importante descenso en la producción con respecto a los aforos y valoraciones realizados a lo largo del año" hasta el punto de que pueda haber "escasez" para el próximo año.

A través de un comunicado, Asaja señaló que la producción nacional de aceite de oliva girará en torno al millón de toneladas, dato "muy por debajo de los primeros aforos y que tampoco llega a las 1.050.000 toneladas que se barajaban en los últimos meses". "Con una cifra baja y teniendo en cuenta que las salidas mensuales de aceite al mercado (interior y exterior) han sido de 100.000 toneladas cada 30 días", la organización agraria vaticinó "uno de los menores enlaces de la historia" para la próxima campaña,

Ante estos datos, el gerente y portavoz de Asaja-Jaén, Luis Carlos Valero, calculó que la campaña de aceite 2009-2010 será "con toda probabilidad" una campaña "deficitaria" y con "probables momentos de escasez del producto, pese a un posible incremento de producción motivado por las excelentes precipitaciones".

Valero afirmó que el enlace "será casi con toda seguridad uno de los más bajos de la historia" y añadió que, "a no ser que la producción supere el millón y medio de toneladas, faltará aceite". "La necesidad de producción nacional de aceite para abastecer al mercado es de 1,2 millones de toneladas. El enlace no debe ser menor de 200.000 toneladas, lo que ya sumaría 1,4 millones. Si le sumamos las 100.000 toneladas con las que probablemente entremos de déficit este año, está claro que a no ser que se produzcan 1,5 millones de aceite, faltarán existencias", argumentó.

Por todo esto, el gerente y portavoz de Asaja consideró un hecho paradójico y contradictorio "la situación de precios muy por debajo de los márgenes de rentabilidad que se están produciendo en los últimos meses". "No tiene sentido alguno porque el aceite no es un producto que sobre, sino que mantiene la demanda de consumo interior y cuya demanda exterior crece progresivamente", concluyó.