Economía/Agricultura.- España cuenta con 66.000 hectáreas de cultivos de invernaderos de plástico

Cotec defiende el uso de invernaderos de plástico para producir electricidad solar y obtener ingresos por captación de CO2 MADRID, 11 (EUROPA PRESS) España es potencia mundial en superficie de cultivos de invernaderos de plástico, y el país de la cuenca mediterránea con mayor número de hectáreas con cerca de 66.000, según afirmó el presidente de la Fundación Cotec para la innovación tecnológica, Juan Mulet, durante la presentación del documento elaborado por la institución sobre las oportunidades tecnológicas que ofrece este sector. Concretamente, según los últimos datos hechos público por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino en 2008, España cuenta con un total de 65.989 hectáreas, de las que cerca de 44.500 se concentran en Andalucía, 9.100 en Murcia, 7.500 en Canarias y 1.735 en la Comunidad Valenciana. En cuanto a los tipos de cultivo, la mayor parte de las hectáreas cultivadas (88%) se dedican a la producción de hortalizas, principalmente tomates, pimientos, melón, fresa y fresón, pepino, judía verde, sandía, calabacín, berenjena y lechuga y tan sólo un cinco por ciento está dedicado a la plantación de flores y plantas ornamentales, especialmente el clavel y la rosa. Además, el plátano es el principal cultivo arbóreo bajo plástico y ocupa el resto de la superficie. "Los invernaderos son un producto completamente español que han transformado regiones con poco desarrollo sin necesidad de pasar por sistemas industrializados, sino simplemente basándose en la Agricultura" dijo Mulet, al tiempo que destacó la provincia de Almería, "referencia técnica" a nivel mundial de invernaderos, con casi el 60 por ciento de la producción total española. Además, el desarrollo tecnológico en el sector y las especiales condiciones climáticas y topográficas para su funcionamiento en España han permitido que la producción de hortalizas y flores se haya multiplicado en las últimas décadas, contribuyendo a consolidar el sector que en la última campaña 2007-2008 tuvo una producción de cinco millones de toneladas, con una facturación de 2.500 millones de euros y que da empleo directo en España a 80.000 personas. Por otro lado, Cotec destaca que en España la agricultura por métodos clásicos ha sufrido "una reducción significativa" en las últimas décadas, pero ha conseguido expandir líneas de cultivo gracias al desarrollo de los invernaderos de plástico, así como elevar la producción y calidad de los productos. Buena parte de los esfuerzos de investigación en tecnología de invernaderos que se están realizando en España se canalizan a través del proyecto Cénit 'Mediodía', (financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación), liderado por Repsol, y en el que participan doce empresas y veinticinco universidades y centros de investigación. A nivel internacional, teniendo en cuenta la superficie terrestre, los invernaderos están concentrados en dos áreas geográficas: el 80 por ciento en el Extremo Oriente (China, Japón y Corea), y en la cuenca mediterránea cerca del 15 por ciento. En la cuenca mediterránea, España es el país con mayor superficie de cultivo, seguido a "gran distancia" por Italia, Turquía, Marruecos, los dos mercados emergentes que más están creciendo en esta actividad. NUEVAS APLICACIONES DE INVERNADEROS Entre muchas de las oportunidades tecnológicas que puede ofrecer el sector de los invernaderos de plástico, Cotec resaltó la acuicultura, la producción de electricidad con energía solar, la desalación de agua, la biominería o la obtención de ingresos suplementarios por los bonos de captación de CO2. Igualmente, los desarrollos tecnológicos se centran en la obtención de nuevos materiales para cubiertas, estructuras y sustratos, sistemas electromecánicos para la automatización de tareas, mejora de la climatización y fertirrigación o de sistemas biológicos auxiliares para la polinización y control de plagas, que permitan mejorar la cantidad y calidad de producción de las cosechas con menor uso de energía y agua. En cuanto a los materiales de cubierta, destacan el desarrollo de nuevos filmes antiplagas, antitérmicos, luminiscentes y supertérmicos, que permiten aumentar la rentabilidad de los invernaderos mejorando la calidad y la productividad haciendo que sean compatibles con las nuevas estructuras y sistemas de cultivo, así como con las nuevas situaciones climatológicas que provocan fuertes lluvias en determinadas zonas que generalmente han sido muy cálidas, como Almería.