El 'Programa Murcia Agricultura Limpia' reduce el uso de productos fitosanitarios en más de 20.000 hectáreas de cultivos

MURCIA, 28 (EUROPA PRESS)

El consejero de Agricultura y Agua, Antonio Cerdá, destacó hoy en rueda de prensa que "el 'Programa Murcia Agricultura Limpia' ha conseguido reducir el uso de productos fitosanitarios en más de 20.000 hectáreas de cultivos regionales", según informaron fuentes del Gobierno regional.

Desde 2005 se desarrolla este programa como respuesta a la demanda de los consumidores de productos vegetales obtenidos con técnicas respetuosas con el medio ambiente y que aportaran mayores garantías en los estándares de calidad y seguridad alimentaria. La clave de su éxito son, añadió el consejero, "la investigación aplicada en la búsqueda de alternativas a la problemática fitosanitaria de los cultivos y el decidido apoyo de los agricultores a las indicaciones de la Administración".

Para ejecutar el 'Programa Murcia Agricultura Limpia' se contó con las experiencias desarrolladas, a pequeña escala y desde 1997, por el Servicio de Sanidad Vegetal de la Consejería sobre la defensa fitosanitaria de cultivos hortícolas, cítricos y vid.

Las nuevas técnicas de lucha biológica y biotecnológica contra las principales plagas, añadió Cerdá, "se aplican ya en 33.500 hectáreas de cultivos regionales, incluyendo las nuevas experiencias piloto, han alcanzado reconocimiento internacional en corto espacio de tiempo y están siendo imitadas por otras comunidades autónomas".

En 2008 se han liberado 260 millones de insectos útiles y se han colocado 5,6 millones de trampas o difusores de feromonas, con una inversión superior a los siete millones de euros. Por ello, Cerdá señaló que "esto ha propiciado la reconversión de las empresas de formulación de productos fitosanitarios y su apuesta por obtener nuevos productos con menor toxicidad para el medio ambiente y mayor especificidad respecto al patógeno a combatir".

Cerdá concluyó que las actuales políticas de defensa fitosanitaria de los cultivos "se basan en un asesoramiento técnico específico apoyado en fuertes controles en campo, que priorizan el empleo de estos sistemas de lucha biológica y biotecnológica, frente el uso de productos de síntesis química".

CAMPAÑA 2008

Respecto a los resultados de la campaña 2008 en los diferentes grupos de cultivos, Cerdá, destacó que en cítricos se distribuyeron 278.000 unidades de mosqueros cebados con atrayentes alimenticios para la captura de la mosca de la fruta en 5.100 hectáreas. Para el control biológico del Piojo blanco en 200 hectáreas se soltaron 26 millones de parásitos Aphytis melinus.

Igualmente, se desarrollaron sistemas de control del Ácaro rojo, mediante el fitoseido Amblyseius californicus y para la lucha contra el piojo rojo de California, mediante técnicas de confusión sexual. Todo ello con una inversión de 900.000 euros.

El objetivo prioritario de las actuaciones en viñedos fue luchar contra la principal plaga del cultivo Lobesia botrana, mediante técnicas de confusión sexual, para ello se instalaron más de cinco millones de difusores en 4.363 hectáreas de parral y 7.221 hectáreas de viñedos de las Denominaciones de Origen Bullas, Jumilla y Yecla.

En uva de mesa destaca también el control de las poblaciones de la mosca de la fruta en 3.812 hectáreas, mediante técnicas de captura masiva, y se eliminaron las aplicaciones químicas contra estos dos patógenos, así como el programa de reducción de las aplicaciones fitosanitarias en 590 hectáreas de variedades tardías, como es el caso de la uva Dominga dentro de la Denominación de Origen Uvas de Espuña.

Otras actuaciones destacables han sido las primeras experiencias de control biológico de las plagas: trips, melazo y araña, mediante la suelta de 6,3 millones de insectos útiles. Todo ello con una inversión de 2.200.000 euros.

En frutales destaca la aplicación de técnicas de captura masiva y de quimio-esterilización para combatir la mosca de la fruta en 2.300 hectáreas, el uso de feromonas de confusión sexual para combatir la polilla de los brotes en frutales de hueso (Anarsia lineatella), como el melocotonero, en 150 hectáreas, y el control de Carpocapsa y Cacopsylla pyri, mediante confusión sexual y control biológico, en 350 hectáreas de pera ercolini, englobada dentro de la Denominación de Origen Pera de Jumilla. Todo ello con una inversión de 700.000 euros.

En hortícolas destaca el plan integral para el control de distintas virosis y de sus vectores transmisores en el cultivo del tomate, principalmente mosca blanca. En los programas de control de la polilla del tomate, considerados un referente mundial, se emplearon trampas indicadoras en 3.200 hectáreas, captura masiva en 1.200 hectáreas y confusión sexual en 50 hectáreas.

También se desarrolló un programa de control biológico integral en 1.100 hectáreas de pimiento para pimentón, en el Valle del Guadalentín, que permitió continuar con este cultivo amenazado por la incidencia del Virus del Broceado del Tomate.

Para el control de nuevas plagas emergentes, tales como el chinche verde (Nezara viridula y Ostrinia nubilalis) se aplican nuevos sistemas como las trampas de luz o insectos depredadores.

Para 2009 el 'Programa Murcia Agricultura Limpia' prevé una inversión superior a los ocho millones de euros.