IU dice que la provincia "se tambalea" ante la caída de precios del aceite y pide a la Junta una reacción urgente

JAEN, 19 (EUROPA PRESS) Izquierda Unida afirmó hoy que Jaén "se está tambaleando" ante la caída de los precios del aceite de oliva, que se suma y acentúa en la provincia la situación de crisis generalizada, por lo que instó a la Junta de Andalucía a que "se mueva" y reaccione de forma "urgente". Así lo indicaron en rueda de prensa el parlamentario andaluz Juan Manuel Sánchez Gordillo y el ex diputado autonómico José Cabrero, quienes anunciaron la presentación de una moción en la Diputación Provincial de Jaén, que también llegará a la Cámara regional y a los ayuntamientos para pedir apoyo al sector del olivar que contribuya a normalizar los precios y a mejorar su rentabilidad. En este sentido, y tras hacer hincapié en que el descenso de los precios no responde a la lógica del mercado, ya que una producción en la actual campaña un 15 por ciento menor que la pasada, pequeñas importaciones y el incremento del consumo mundial no explican esta "caída espectacular" que va a ocasionar pérdidas en la provincia de 340 millones de euros, según los cálculos de IU, que tomó para ello el que consideró precio razonable de 2,55 euros por kilo en origen. "Lo que llegará a los ayuntamientos de los fondos anticrisis será 140,3 millones de euros, mientras que sólo en el olivar se van a perder 340. No es únicamente un problema para los agricultores porque si a la crisis le sumas este golpe al sector estratégico de Jaén esta provincia se está tambaleando y va a llegar en una situación dramática a final de año", destacó Cabrero, quien recordó que el olivar supone el 25 por ciento del PIB total de Jaén y lamentó que la situación actual está provocando ya la pérdida de empleo rural. Por ello, hizo un llamamiento al Gobierno andaluz, que "debe moverse porque el sector lo está haciendo" y ha invertido en los últimos 15 años 1.700 millones de euros para la modernización de las explotaciones y almazaras y han comenzado, en una fase más reciente, distintos procesos de concentración. Así las cosas, y tras criticar la eliminación de intervención pública y su sustitución por el almacenamiento privado que "no ha servido", exigió la actualización de este sistema en un umbral de 2,4 euros por kilo, ya que, junto a las ayudas para retener la oferta constituye también una referencia de precios para el mercado. Igualmente, solicitó un mayor control de los posibles fraudes que se pueden dar en cuestión de mezclas y la "creación ya" de medidas que faciliten la financiación de las cooperativas y almazaras. Por su parte, Sánchez Gordillo apostó por un cambio de modelo agroalimentario en el que la "alimentación deje de ser una mercancía y salga de la Organización Mundial del Comercio para convertirse en un derecho". En su opinión, el problema de fondo que afecta a todos los cultivos, no sólo al olivar, es que el modelo actual de agricultura "ha fracasado". De hecho, se refirió a la futura Ley del Olivar, de la que "se habla en el Parlamento de Andalucía, pero desde los esquemas de la PAC, y saldrá viciada desde un principio" porque el Gobierno autonómico "no tiene valor de intentar impulsar otro modelo".