Sevilla alerta de que grandes superficies venden la patata vieja francesa y no la temprana española

SEVILLA, 14 (EUROPA PRESS)

La organización agraria Asaja en Sevilla advirtió hoy de que "gran parte" de las patatas que se venden en estos momentos en España son "patatas viejas, restos de la pasada campaña con una calidad muy deficiente comprados en Francia a precio de saldo".

Así, en un comunicado, indicó que las grandes superficies y supermercados han llenado sus almacenes con este producto "despreciado" por el país vecino, que "tras ser sometido a un proceso previo de lavado, no es fácil de diferenciar por el consumidor" a simple vista "pero no en el momento de consumirlas".

De esta manera, lejos de las cualidades de la patata temprana que llega directamente al consumidor sin requerir ningún tipo de conservación, "la patata vieja ha sido almacenada durante meses en cámaras de frío, con la consecuente pérdida de muchas de sus cualidades organolépticas, que no la hacen apta para freír". Así, apuntó que al carecer de frescura," una vez frita acaba por reblandecerse y convertirse en un producto cuyo aspecto y falta de sabor las hace muy poco apetecibles".

Asaja-Sevilla explico que en Andalucía la campaña de recolección de la patata temprana acaba de comenzar caracterizada por su "gran" calidad gracias a la ausencia de plagas y enfermedades, por lo que se espera "un magnífico producto, sin grandes calibres y con una terminación de piel óptima".

Indicó que las perspectivas de mercado son "razonablemente" buenas para el sector, debido a la confluencia de diversos factores: la producción no será muy alta y las siembras en esta campaña se han hecho de forma escalonada, lo que permitirá "garantizar durante los meses de mayo y junio un aprovisionamiento paulatino de patata temprana, sin grandes concentraciones de oferta".

Andalucía es la primera región de Europa que lleva patata nueva al mercado. Los países de Centro Europa, tradicionalmente muy exigentes con la calidad de las patatas ya están comenzando a importar patata temprana del sur de España. Por otra parte, explicó que la cosecha europea para la presente campaña no se presenta muy abundante, pues países tradicionalmente con grandes producciones como son Polonia, Alemania o Irlanda van a ver reducidas sus cosechas a consecuencia de la reducción de las superficies de siembra y la mala climatología. Asaja-Sevilla recomendó a los consumidores que"sean exigentes con la calidad, comprueben el origen de la patata que compran y se aseguren de que lo que se llevan a casa es patata nueva". En Andalucía la superficie sembrada de patata temprana ronda las 12.000 hectáreas, que suponen el 75 por ciento del total de la producción nacional. Esta producción se destina en más de un 80 por ciento al mercado nacional, y la cantidad restante a la exportación a los principales países mercado europeo.

En la anterior campaña Sevilla fue la provincia líder en producción de patata temprana, con más 157.000 toneladas y 5.000 hectáreas de superficie de este cultivo, superando a Córdoba (con cerca de 90.000 toneladas y 2.500 hectáreas), Málaga (con más de 45.000 toneladas y 1.500 hectáreas) y Cádiz (41.300 toneladas y 1450 hectáreas).