Aceros Olarra presenta un ERE hasta el 31 de diciembre para toda la plantilla por el 50% del tiempo de trabajo

BILBAO, 12 (EUROPA PRESS)

La Dirección de Aceros Inoxidables Olarra ha iniciado las negociaciones con la representación sindical de los trabajadores para establecer un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de carácter temporal, motivado por el progresivo descenso de pedidos que viene sufriendo en los últimos 10 meses, al igual que el resto de las empresas del sector en el ámbito internacional.

Según informó la empresa, esta medida se extendería hasta el 31 de diciembre de 2009 y afectaría al 50 por ciento del tiempo de la práctica totalidad de la plantilla, si se exceptúan los trabajadores en jubilación parcial y los directivos, es decir, a 362 trabajadores. La Dirección está negociando con los sindicatos las condiciones para la aplicación de este ERE.

La Dirección de A.I. Olarra, S.A. afirmó que se ha visto "obligada" a tomar esta medida, como consecuencia de la persistente caída de la demanda y a pesar de los "esfuerzos" realizados desde que se inició esta situación.

Desde noviembre de 2008, la dirección puso en marcha, de común acuerdo con el comité de empresa, un programa de reducción de jornada, que ha venido generando deuda de días en favor de la compañía, a recuperar entre 2010 y 2011, tan pronto como la situación lo permita.

De esta manera, se ha pretendido evitar la aplicación de un ERE, a la espera de que la demanda de pedidos se recuperara. Estas actuaciones se han podido aplicar gracias a la favorable disposición de los trabajadores y al esfuerzo económico que ha realizado la empresa.

No obstante, en vista de que se mantiene la caída de la demanda y con objeto de "asegurar la viabilidad y competitividad de la empresa y la mayor estabilidad posible del empleo en el futuro", la dirección ha decidido la aplicación de un Expediente de Regulación de Empleo de carácter temporal hasta final de año.

Según la compañía, el ERE que ahora se plantea "no supone ninguna extinción de contratos y, por lo tanto, ningún despido de empleados fijos". "Únicamente pretende reducir temporalmente el tiempo de trabajo efectivo de la plantilla, ajustándolo al nivel actual de demanda del mercado", concluyó.