(Ampl.) ArcelorMittal se compromete a no cerrar ningún centro de trabajo de España mientras se aplica el ERE

Los sindicatos confían en que en las instalaciones asturianas no necesiten regular ningún empleado hasta después del verano

OVIEDO/AVILÉS, 14 (EUROPA PRESS)

La dirección de ArcelorMittal alcanzó hoy un acuerdo con los sindicatos para la aplicación del expediente de regulación de empleo (ERE), que finalmente dará a los afectados una cobertura salarial del 90 por ciento del salario bruto. Los sindicatos, que exigían el 100% del salario, han cedido en su propuesta a cambio de que la dirección garantice que durante la aplicación del ERE no se cerrará ningún centro de trabajo de España y se se mantendrá "más o menos actividad en todos ellos".

Según explicó a Europa Press el responsable de USO, José Luis Porto, el acuerdo establece un 90 por ciento del salario, pero "con las pagas extraordinarias y de vacaciones íntegras, con lo que en la práctica es algo más del 90%".

Además los sindicatos lograron también que la duración del expediente sea hasta el 31 de diciembre y no de un año como proponía la multinacional. A cambió los trabajadores se comprometen a estudiar una posible prórroga en enero de 2010, en caso de que la situación del mercado continúe siendo negativa.

El acuerdo se alcanzó esta tarde en Madrid en una reunión entre la dirección de la empresa. Sindicatos y empresa deberán negociar a partir de ahora la incidencia en cada una de las plantas.

Según explicó Porto, partiendo de la base de que ningún acuerdo es bueno porque los sindicatos rechazan el ERE, "las condiciones pactadas no son negativas". Así valoró muy positivamente que se haya logrado que todos los centros de trabajo se mantengan abiertos", porque recordó que había algunos, como el madrileño de Villaverde, que tenían serios problemas.

En cuanto al número de trabajadores que se verá afectado por el ERE, será cada instalación la que lleve a cabo las negociaciones con la dirección de la empresa. En el caso de las instalaciones asturianas, José Luis Porto recordó que llevan ya tiempo celebrándose reuniones para estudiar la "mejor organización de la plantilla".

En este sentido se mostró confiado en que no sea necesario regular a ningún trabajador hasta después del verano, ya que "hay colchón suficiente para distribuir las vacaciones durante estos meses". "Yo confío en que si hay alguna regulación sea muy puntual y siempre en los meses de octubre, noviembre y diciembre", insistió Porto.

Una vez firmado el acuerdo entre dirección y sindicatos, el ERE se da por concluido el periodo de consultas y alegaciones y se envía a la Dirección de Trabajo que será quien admita o no la aplicación del mismo.