La Generalitat valenciana podría reducir en junio los afectados o la duración del ERE de Ford

VALENCIA, 19 (EUROPA PRESS)

El director general de Trabajo de la Generalitat valenciana, Román Ceballos, manifestó hoy que podría reducir "a mediados de junio" tanto el número de afectados como la duración del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de la planta de Ford en Almussafes (Valencia) aprobado el pasado 4 de mayo para un máximo de 1.100 trabajadores de mayo a diciembre, si tiene "la seguridad de que la demanda de la compañía pasa de 700 a 850 vehículos diarios durante el periodo que queda hasta diciembre".

Ceballos se pronunció así durante la presentación de la quinta edición de Laboralia, tras ser preguntado por la reciente implantación de un 'miniturno' de noche en Ford Almussafes con un centenar de trabajadores afectados por el ERE, y las críticas sindicales respecto a la falta de justificación de ese expediente.

Señaló al respecto que, ejerciendo su potestad como autoridad laboral y en virtud de la revisión del ERE en junio y en septiembre que incluyó en su resolución favorable al mismo, en esos dos momentos analizarán si se han modificado las "condiciones" que motivaron la aprobación del expediente.

"La autoridad laboral resuelve en base a una serie de criterios absolutamente objetivos" y a "una normativa" contemplada en el Estatuto del Trabajador, recalcó Ceballos, quien aseguró que cuando la empresa solicitó ese ERE "tanto el informe de la inspección de trabajo como la información aportada por la empresa, en ese momento acreditan que concurren una serie de circunstancias que son las que determinan la decisión que la autoridad laboral tiene que adoptar".

"Si esas circunstancias cambian" y hay "un aumento de pedidos para un periodo equivalente al del expediente, evidentemente habría que retirar la autorización", resumió.

No obstante, recalcó que "lo que no puede hacer una administración laboral es resolver atendiendo al corazón, tiene que resolver atendiendo a una normativa y a unos datos objetivos", de modo que no puede "determinar si 'sí' o 'no' al complemento de la prestación por desempleo", pero posee "margen de maniobra en cuestiones como determinar el número de trabajadores y el periodo", tanto en el momento de aprobación como en las dos revisiones posteriores.

"Cuando resolvemos un ERE es mucha la información que tenemos que analizar del pasado y del futuro de la empresa" y "autorizamos un número máximo que permite que, si transitoriamente durante la vigencia de ese expediente hay una necesidad puntual, se pueda recuperar a parte de esa masa trabajadora suspendida", explicó.

En cualquier caso, advirtió de que "hay que distinguir entre lo que puede ser el hecho puntual de una o dos semanas de producción" y la detección, tras revisar la situación de la compañía, de que "se prevé que aunque tenga que mantenerse su ERE, no tiene que mantenerse en la cantidad de trabajadores o en el periodo solicitado, en base a que ha habido un repunte de producción o de pedidos", entre otros.

"El estudio de un expediente es más complejo que una mera regla de tres". "No es tan sencillo como decir 'paso de hacer 700 coches al día a 850', pero si tenemos la seguridad de que la demanda de la compañía pasa de 700 a 850 vehículos durante el periodo que queda hasta noviembre, evidentemente la revisión de la resolución tiene un resultado clarísimo", sentenció.

"RECOMPONER INTERNAMENTE" LA SITUACIÓN

Respecto a la ruptura de las negociaciones del convenio colectivo después de que los trabajadores rechazaran en referéndum la propuesta de la dirección, ratificada por UGT como sindicato mayoritario en presencia del propio Ceballos, éste estimó que "Ford tiene que recomponer internamente su situación entre empresa y representantes de los trabajadores".

"En un momento como el actual, lo que hay que conseguir es garantizar la competitividad, la eficacia y la eficiencia del trabajo de Ford, y eso no pueden hacerlo por separado la empresa o los trabajadores", dijo.

Es más, resaltó que es algo que "se tiene que hacer de forma conjunta y sobre todo, bajo la premisa de que los intereses de Ford como empresa y los intereses de los trabajadores de Ford no pueden ser antagónicos", sino que "tienen que ir en la misma dirección para que sean capaces de satisfacer a las dos partes".

94% DE LOS ERE, ACORDADOS

Ceballos apuntó que "el 94 por ciento de los ERE que se han sustanciado en la Comunitat Valenciana se han resuelto en base a un acuerdo alcanzado entre la empresa y la representación de los trabajadores", y subrayó que "Ford, que es una de las principales empresas de la Comunitat, sería muy bueno que fuera capaz de ser una más en ese conjunto de acuerdos".

"Hay que trabajar, pero hay que trabajar en el seno de la empresa, en las reuniones entre la empresa y los representantes sociales para conseguir encontrar ese punto en el que se vuelva a recuperar el consenso y el acuerdo", concluyó.