Los empleados de la firma francesa Faurecia retienen varias horas a tres directivos

  • París, 10 abr (EFE).- Empleados de Faurecia retuvieron durante varias horas, hasta bien entrada la pasada noche, a tres directivos del fabricante francés de componentes para el automóvil que habían acudido a Brières les Scellés para participar en un comité de empresa sobre un plan social.

Los empleados de la firma francesa Faurecia retienen varias horas a tres directivos

Los empleados de la firma francesa Faurecia retienen varias horas a tres directivos

París, 10 abr (EFE).- Empleados de Faurecia retuvieron durante varias horas, hasta bien entrada la pasada noche, a tres directivos del fabricante francés de componentes para el automóvil que habían acudido a Brières les Scellés para participar en un comité de empresa sobre un plan social.

Los delegados sindicales reconocieron haber "retenido", pero no "secuestrado", hasta casi medianoche al director del complejo de Brière les Scellés, Jean-François Loyau, al director de recursos humanos de la compañía, Bruno Siret, y al director de asuntos sociales, Franck Chiezal.

La misma dirección de Faurecia se esforzó por quitar hierro al asunto en señalar que según sus informaciones no había secuestro.

El sindicalista de la Confederación Francesa de Trabajadores (CFDT) Emmanuel Pioche, secretario del comité de empresa, señaló que pese a su acción de fuerza no habían obtenido "ningún avance" en la negociación e instó al Gobierno a que se interese por su caso.

El asunto del comité de empresa convocado ayer era un plan de reestructuración anunciado el pasado 11 de diciembre que prevé la supresión de 1.215 empleos en Francia entre 2009 y 2011 para reducir sus costos.

El fenómeno de los secuestros de empresarios y directivos por los trabajadores de compañías que son objeto de ajustes de plantilla se suceden en Francia en las últimas semanas y han suscitado muestras de inquietud de la patronal y un cierto embarazo para la mayor parte de los sindicatos.

La cuestión ha pasado también a la arena política, con una polarización de posiciones entre la derecha en el Gobierno, que condena estas acciones, y la izquierda, que se mueve entre la comprensión de procedimientos que atribuye a situaciones desesperadas y la legitimación.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, denunció el pasado martes los secuestros de empresarios y aseguró que hará que se respete la legalidad.