Portinox renuncia al ERE temporal por el retraso en su resolución y la caída de pedidos

GRANADA, 22 (EUROPA PRESS)

La dirección de Portinox, empresa minerometalúrgica con sede en Pulianas (Granada), ha renunciado de forma expresa al Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERE) presentado en marzo por el retraso en su resolución y la caída de pedidos, mientras que UGT la acusa de "desvincularse unilateralmente del acuerdo" tras haber despedido hoy a 23 empleados.

La empresa explicó que la decisión se ha tomado después de que la Delegación de Empleo de la Junta en Granada haya solicitado al Juzgado de lo Social la declaración de nulidad del acuerdo alcanzado entre la dirección y el comité de empresa sobre las condiciones del ERE Temporal, al haber dejado a los trabajadores fijos discontinuos fuera del pacto, informó hoy en una nota Portinox.

La empresa considera que el que se hayan cambiado "esencialmente" las situaciones que hace dos meses motivaron la presentación del ERE, unido al retraso en resolverlo han hecho "totalmente obsoletas y sin sentido los efectos que se pretendían con este expediente".

La dirección consideró que de seguir con el proceso "comenzarían una serie de recursos y procedimientos judiciales que podrían exceder la fecha fijada de finalización del Expediente, perdiendo totalmente su sentido de ser".

La empresa ha comunicado esta situación a los trabajadores y descarta cualquier intento de negociación, "quedando relevada de los compromisos recogidos en el acuerdo con los trabajadores". Anunció que a partir de hoy buscará "las alternativas empresariales más adecuadas para mantener la viabilidad de la empresa".

En el documento suscrito por las partes se aceptaba reducir la jornada laboral de toda plantilla en un 50 por ciento durante un período que no podría superar doce meses. Los trabajadores recibirían el 85 por ciento de remuneración bruta más los incentivos derivados de la producción, mientras que también se incluía el abono de las pagas extras y las vacaciones.

La caída de pedidos en la línea de producción de campañas de cocina obligará a la empresa a reducir a la mitad la producción a partir de la próxima semana, mientras que la fabricación de barriles de acero inoxidable para la industria cervecera se mantiene en niveles mínimos.

Por su parte, UGT ha anunciado que exigirá las responsabilidades jurídicas que correspondan a la empresa por el despido de 23 trabajadores que a su juicio son nulos.