Socorristas de la Comunidad se encierran en la Consejería de Deportes para protestar por la externalización del servicio

Los sindicatos aseguran que se empeorará el servicio y aumentarán los riesgos para los usuarios de las piscinas públicas

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Los socorristas de las piscinas públicas de la Comunidad de Madrid se han encerrado hoy a las 14 horas en la Consejería de Cultura, Deporte y Turismo de la Comunidad de Madrid para protestar por la externalización del servicio anunciada por el Gobierno regional.

La secretaria de formación de la Federación de Servicios Públicos de UGT de Madrid, Encarna Parra, explicó en declaraciones a Europa Press que en el encierro participan "la práctica totalidad" de los socorristas y anunció que está previsto que la concentración se prolongará durante 24 horas. Además, han pedido una reunión con el consejero de Deportes, Santiago Fisas.

Desde el sindicato recalcaron que la externalización del servicio de socorristas pondrá en riesgo a los usuarios de la piscinas de la región y denunciaron que el proceso supone el "despido improcedente" porque "supone cambiar él régimen de los socorristas de la región".

Así, Parra subrayó que ayer los sindicatos UGT, CC.OO. y CSIT mantuvieron una reunión con Fisas, en la que le avisaron que la decisión del Ejecutivo regional "vulnera el convenio colectivo de la Comunidad de Madrid por el que se rige este personal". Por ello, anunció que si el Gobierno madrileño sigue con esta decisión los sindicatos acudirán a los tribunales.

De forma parecida, la secretaria regional de CSIT, Esmeralda Mingo, denunció que este proceso de externalización del servicio conllevará el "despido" de los 67 socorristas que han ejercido su trabajo hasta ahora como personal fijo discontinuo interino y que, en muchos casos, "llevan diez años de interinos en su puesto de trabajo".

Por ello, aseguró que su organización duda de la legalidad de los informes elaborados por la Dirección General de Función Pública y la Dirección General de Recursos Humanos de la Administración autonómica, en los que se favorece el "despido" de los socorristas. "En la Comunidad se amparan en que es muy costoso mantener a esos socorristas y que, por tanto, es más barato, dárselo a una empresa privada", aseguró.

No obstante, Mingo indicó que "esta contrata, que la Comunidad sacó el pasado 6 de abril, va a costar más al erario publico y va provocar que se de una cobertura mediocre en las piscinas".

En este sentido, aclaró que la externalización "hará que se reduzca el número de socorristas y sus horarios". Así, explicó que mientras que hasta ahora los socorristas realizaban dos turnos que permitían cubrir las piscinas y su mantenimiento de 8 a 23 horas, con la contrata propuesta por el Gobierno regional únicamente se cubrirá de 11 a 8 horas, coincidiendo con la apertura y cierre al público, lo que, según dijo, "aumentará el riesgo para los usuarios". "Esperamos que en los periódicos no tenga que aparecer ninguna desgracia ocurrida en las piscinas de la Comunidad", dijo.

El coordinador del Sector autonómico de CC.OO. Madrid, Javier Díaz Toril, denunció que el "despido sutil" de los socorristas, sin hacer llamamiento para que hagan su trabajo, "es la primera vez que su modelo de gestión afecta directamente a los trabajadores de la Administración regional".

Así, advirtió que en caso de que los tribunales consideren que se trata de despido "improcedente o nulo" la Comunidad "tendrá que readmitir y pagar a los socorristas los salarios que no recibirán por el trabajo que tendrían que hacer este verano". "La gravedad no es que se discuta el modelo de gestión pública, sino que hay despidos que ocasionan un problema de derechos de los trabajadores", finalizó.

PRIVATIZACIÓN DEL IMDER

CSIT, UGT y CC.OO. recordaron hoy que la externalización del servicio de socorrismo en las piscinas continúa con un proceso de "privatización" del Instituto Madrileño de Deportes (IMDER), que se inició en 2007 con una reestructuración del personal del mantenimiento, que en parte fue reorganizado y en parte externalizado contratando empresas de servicios. Según relató, este proceso continuó en 2008 con los médicos que prestaban sus servicios en las instalaciones deportivas y que pasaron a depender de los centros de medicina deportiva y en abril de 2009, cuando le ocurrió lo mismo a los auxiliares de clínica (Dues) de la Comunidad.

De igual manera, explicaron que "lo que está pasando con el IMDER es el pistoletazo de salida que va abrir la vía de la privatización de a otras empresas de la región como el Canal de Isabel II". "La presidenta del Ejecutivo regional, Esperanza Aguirre, está cumpliendo con su idea de que en la región sobran 10.000 empleados públicos", agregaron.

En este sentido, Mingo dijo que la Comunidad "primero vendió la ITV, luego 'Deporte y Montaña', luego se metió con los hospitales y residencias de ancianos y ahora van a despedir a los socorristas". "Los sindicatos no vamos a permitir que esto continúe", concluyó.