USO y CC.OO denuncian un "ERE encubierto" en Palacios y acusan a la empresa de "aprovechar" la crisis

LOGROÑO, 07 (EUROPA PRESS)

Responsables de USO y Comisiones Obreras denunciaron hoy, en rueda de prensa, un "expediente de regulación de empleo encubierto" en la empresa riojana Palacios, y le acusaron de "querer hacer limpieza aprovechando la crisis".

El presidente del Comité de Empresa, Jose Andrés caballero, compareció ante los medios, en la sede de USO, acompañado de otra componente del comité, Erika de Diego, y los secretarios generales de Acción Sindical de Comisiones, Juan Pedro López, y USO, Jaime Calvo.

Este último comenzó las intervenciones acusando a la empresa de "continuos abusos". A continuación, de Diego relató cómo en enero de este año se les modificó el calendario para que trabajaran 48 horas a la semana, algo que está denunciado en los juzgados.

Sin embargo, a partir de marzo, la empresa pidió "flexibilidad" para que los empleados no acudieran a trabajar los días que no había trabajo, y estos días los recuperaran en festivos; algo ante lo que el comité apuesta por volver a las cuarenta horas semanales.

Mientras tanto, aportó el presidente del Comité, se ha despedido a cien personas (entre ellas treinta fijos) y, de forma simultanea, se ha contratado a cuarenta eventuales. Caballero relató la impotencia de los trabajadores fijos cuando ven que se les despide y, a la vez, se contrata a eventuales.

Esto, en su opinión, es un ERE encubierto y, por eso, instó a la Inspección de Trabajo a actuar; algo ante lo que los presentes coincidieron en criticar la ineficacia de esta entidad.

López aseguró que la empresa "no tiene problemas financieros" y que está "aprovechando la crisis para hacer limpieza". Añadió que no cumple la ley de prevención de riesgos.

Caballero insistió en la necesidad de que la inspección actúe, algo que, aseguró, se le ha pedido pero no ha hecho porque afirma priorizar los ERE, cuando, añadió, "esto es un ERE encubierto claro".

En la actualidad, dijo, un sesenta por ciento son eventuales y "tienen pánico" a la empresa por sus actuaciones "aberrantes" como "ofrecerles firmar, en los despidos, veinte días en vez de 45 con la promesa de que, si lo hacen, se les volverá a contratar".