Los bodegueros canarios venden 1,2 millones menos de botellas de vino por las normativas aéreas

El Gobierno de Canarias crea un embalaje certificado y a prueba de roturas que permite el transporte de caldos 'por toda Europa'

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 8 (EUROPA PRESS)

Tras un primer intento fallido, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación del Gobierno de Canarias ha logrado crear un embalaje a prueba de roturas que permitirá el transporte y la facturación de botellas de vino desde Canarias y tratar de 'enmendar' así la situación de los bodegueros isleños que han visto mermada la comercialización de botellas hasta en 1,2 millones después de que las normativas aéreas lo impidieran.

La nueva caja ha sido presentada esta mañana por el director del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA), Guillermo Díaz Guerra, la consejera delegada de Gestión del Medio Rural (GMR) Canarias, Águeda Fumero, y el director general de Ordenación Turística del Gobierno de Canarias, Sebastián Ledesma, en Santa Cruz de Tenerife.

"La reducción en el número de botellas comercializadas representa un 10 por ciento de la cosecha total" según explicó Díaz Guerra que anunció que se ha hecho una primera partida de 16.000 cajas para dos y tres botellas a un coste de 70 céntimos la de dos y 90 para los de 3 y que podrán comprarse directamente a GMR Canarias.

El representante popular aseguró que, si bien esta primera partida, ha contado con el apoyo de Turismo --de ahí que luzca su logo que servirá para la promoción de las islas-- las cajas podrán adaptarse en el futuro a la demanda y solicitudes.

El director del ICCA hizo especial hincapié en que la caja ha sido probada -- "se han lanzado desde alturas de 4 o 5 metros sin que cayera una sola gota"--, que cuenta con los certificados de navegación europeos, un certificado ISO-9001 y que se ha presentado a las compañías aéreas que operan en Canarias con las que se ha contado con su aprobación, señalando además que tiene un precio "asequible" para su comercialización.

Después de un año del primer modelo, GMR Canarias ha desarrollado un nuevo modelo. Según Fumero, se ha "relanzado" un proyecto "novedoso" que logrará dar un valor añadido a la comercialización del vino. Resaltó que Canarias debe añadir al turismo de sol y playa, el valor de la cultura y la gastronomía, señalando que "desde ese punto de vista se hace un gran esfuerzo por parte de la Consejería".

Fumero, que agradeció la participación de la Consejería de Turismo en la financiación de estas cajas, envió también un mensaje a los consumidores canarios, instándoles a consumir productos de la tierra para garantizar también la agricultura.

NO SÓLO HOTELES

En esta misma línea se manifestó Ledesma que agradeció la posibilidad de utilizar estos embalajes facturables para promocionar las islas --"en las cintas y pasillos de los aeropuertos"-- donde podrá verse "la nueva imagen del archipiélago". Señaló, además, que hay que diversificar la oferta turística, limitándolo no sólo al sol y playa, sino también factores como la gastronomías que pueden ser "diferenciadores".

"Nosotros, que parece que sólo defendemos aspectos como el urbanismo, la costa y los hoteles; también defendemos valores como la preservación de la agricultura y la protección del territorio con ideas de este tipo", recalcó el director de Ordenación Turística.

De momento los vinos pueden facturarse, el queso puede llevarse en la mano, a través de otro 'prototipo' desarrollado también por GMR Canarias, sin embargo, el traslado de otros productos del 'país' como las papas negras o los mojos no cuentan aún con una iniciativa similar por "falta de demanda" del sector, según aclaró Díaz Guerra.