Los mercados, expectantes ante los primeros pasos de Salgado

Los mercados, expectantes ante los primeros pasos de Salgado

Los mercados, expectantes ante los primeros pasos de Salgado

Por Manuel María Ruiz

MADRID (Reuters) - El inesperado aterrizaje de Elena Salgado como titular del Ministerio de Economía español en un momento particularmente sombrío para el ciclo, ha suscitado un doble sentimiento de perplejidad y expectación en el mundo financiero, muy acostumbrado a la ortodoxia de Pedro Solbes.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien ha anunciado el martes una remodelación de su gabinete, resaltó las cualidades de Solbes como gestor económico al mismo tiempo que subrayó la necesidad de dar un nuevo impulso a una economía que necesita renovar sus pilares para la expansión.

"Su nombramiento responde a dos motivos: primero, eficacia en la gestión y, segundo, tiene una visión amplia para cambiar el modelo de crecimiento de la economía", dijo Zapatero en rueda de prensa.

Salgado, de 59 años, posee una larga trayectoria como gestora en la función pública y su último cargo, hasta su nuevo nombramiento, era el de ministra de Administraciones Públicas.

"No la conozco como economista. Yo creo que el mercado tiene una posición neutral con respecto a Salgado", dijo Nicolás López, director de análisis de M&G valores.

"Entiendo que ha sido una sorpresa antes de que en los últimos días se viniera hablando de su posible nombramiento", agregó López.

Los continuos desencuentros entre el ex ministro Solbes y el presidente del Gobierno en materia de política fiscal, habrían sido un factor decisivo para que Zapatero haya prescindido de quien ha llevado la manija de la economía española durante los últimos cinco años.

"Yo creo que se trata de un prudente refresco político en el muy complicado contexto económico que tenemos", expresó Emilio Ontiveros, catedrático de Economía de la Empresa y presidente de Analistas Financieros Internacionales.

Cuando los periodistas preguntaban una y otra vez a Solbes su opinión sobre algunas de las medidas fiscales propuestas por Zapatero para incentivar el consumo, el titular de Economía daba a entender abiertamente su preocupación por el aumento del gasto.

"Tengo la sensación de que Solbes estaba desincentivado. Él representaba la ortodoxia, el rigor fiscal, y ahora corren tiempos de soltar el gasto, que encaja más con la actitud de Zapatero", dijo un economista que pidió el anonimato.

Antes de ser nombrado ministro de Economía y Hacienda en los Gobiernos socialistas desde 2004, Solbes fue comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, desde donde podría proceder su convicción en favor del rigor fiscal.

Ahora que España se ve inmersa en su peor crisis económica desde la II Guerra Mundial, Solbes continuaba ejerciendo de férreo vigilante de la política fiscal.

EL PERFECTO EQUILIBRIO

"Me disgusta no ver a Solbes en el Gobierno, pero es cierto que sus aparentes desavenencias con Zapatero generaban una cierta confusión y desconfianza entre la gente sobre la capacidad del Gobierno para afrontar la crisis económica", dijo un gestor de fondos que no quiso ser mencionado.

Ahora, la percepción entre economistas es que Elena Salgado, con fama de gestora eficaz y trabajadora infatigable, mantendrá una actitud más dúctil que Solbes frente al aumento del gasto público.

"Lo ideal hubiera sido una combinación entre la ortodoxia de Solbes y una imagen algo más homogénea entre Economía y el presidente del Gobierno", dijo un alto gestor financiero.

Después de que Zapatero haya dicho durante varios meses que los primeros síntomas de mejora económica se verían en el último semestre de este año, recientemente el Banco de España echó un jarro de agua fría al decir que la economía española no crecerá a tasas modestas hasta el segundo semestre de 2010.