Un consultor del ICEX recomienda a las bodegas extremeñas invertir en "intengibles" para competir fuera

ALMENDRALEJO (BADAJOZ), 20 (EUROPA PRESS) El consultor de programas de exportación del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) Fernando Lumbreras recomendó hoy a las bodegas extremeñas invertir en "intangibles" y en "comercialización" para poder competir fuera. "En general en España hemos mirado mucho a la producción de vinos, pero el problema es que al final hay que vender", subrayó Lumbrearas en un encuentro con la prensa durante su presencia en la X Feria del Vino y la Aceituna de Extremadura, que tiene lugar en la localidad pacense de Almendralejo y a la que acudió para impartir un seminario bajo el título '¿Cómo exportar vinos?'. Lumbreras consideró que la calidad de los vinos de Extremadura está "subiendo mucho" y que alrededor de diez o doce marcas "pueden competir tanto dentro como fuera de España", pero para ello "falta inversión en comercialización". Esto se debe, según Lumbreras, "al desconocimiento" o porque no hay atrevimiento para ello, e incluso por la "falta de hábitos en invertir en intangibles". El consultor se ha referido a la necesidad de invertir en un logotipo, etiquetas o en una página web que "es una invitación para un posible exportador". Al respecto, manifestó que un reto de las bodegas, no sólo de Extremadura, sino a nivel nacional, es la implantación de un departamento de exportación internacional. "Cada vez hay más gente preparada con experiencia internacional, pero las bodegas, en general, no dan el salto a ese departamento; es un tema de mentalidad más que económico, porque puede ser muy rentable", indicó. No obstante, admitió el consultor del ICEX que las bodegas, en muchas ocasiones, dependen de ayudas, y la demora en la llegada o no de éstas hace que "se paralice la decisión". NORTE DE EUROPA Sobre los países "más receptivos" para vender los vinos extremeños, Lumbreras ha indicado que "en el norte de Europa el hecho de ser un poco desconocidos juega a favor". Así ha comentado que, excepto los muy aficionados, un español cuando pide un vino y se le ofrece uno de Extremadura no se atreven a probarlo, todo lo contrario que en otros lugares como Alemania, Suecia o Dinamarca donde "de entrada lo quieren probar porque es nuevo". El consultor de Programas de Iniciación a la Exportación del ICEX ha dicho que la clave para poder destacar es "decir algo distinto y ser imaginativos". "Hay que ayudar al importador para que venda, eso es lo que demandan países como Alemania o Reino Unido; que a la bodega no sólo venga el importador, sino que lo apoye para vender a los clientes de ese importador que son los pequeños distribuidores", ha explicado. Aún así es optimista y cree que "las bodegas se están adaptando". Respecto a Extremadura ha señalado que ha sufrido un cambio importante porque hasta hace era productora de blanco y de granel, y ha pasado a "tener vinos embotellados y de calidad". Sin embargo, advierte de que mientras en Extremadura se piensa en vender "también lo hace el de Castilla-La Mancha o desde Chile".