Un total de 112 muestras de vinos de 42 bodegas participan en el XV Certamen de Calidad de la Denominación de Jumilla

La D.O. de Jumilla, creada oficialmente en 1966 y formada 7 municipios, produce más de 20 millones de litros de vino al año MURCIA, 25 (EUROPA PRESS) El consejero de Agricultura y Agua de la Región de Murcia, Antonio Cerdá, presentó hoy el XV Certamen de Calidad de los vinos de la Denominación de Origen de Jumilla, que tendrá lugar mañana y el viernes en el citado municipio y en el que van a participar un total de 112 muestras de 42 bodegas. Cerdá estuvo acompañado en la presentación por el organizador del certamen, Enrique Calduch, así como por el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen de Jumilla, Miguel Gil, quien afirmó que "la crisis económica actual está motivando que vinos de clase media como el de Jumilla, que ofrece una calidad similar pero a menor precio, se consuman en mayor medida". En este sentido, el consejero afirmó los vinos de Jumilla "se están comercializando muy bien en los mercados nacionales y extranjeros", al tiempo que explicó que del total de la producción de vino dedicada a la comercialización, "un 55 por ciento se destina al mercado exterior, principalmente a Suiza, Alemania y Estados Unidos". Además, según explicó, la Denominación de Origen de Jumilla, creada oficialmente en 1966 y formada por los municipios de Montealegre del Castillo, Fuentealamo, Ontur, Hellín, Albatana, Tobarra y Jumilla, "se ha situado en la élite del mercado vitivinícola con cerca de 3.000 vinicultores inscritos, 42 bodegas y un total de 27.900 hectáreas cultivadas, con una producción de más de 20 millones de litros al año". Y es que, los últimos resultados de la cata de vino españoles realizada por el prestigioso enólogo norteamericano, Robert Parker, cuyas calificaciones son un referente comercial, otorgaron en 2008 las máximas puntuaciones a un 32 vinos de Jumilla, "un resultado que no ha alcanzado el grueso de las denominaciones de origen españolas", subrayó el consejero. De este modo, el jurado del XV Certamen de Calidad de los vinos de Jumilla, cuyas catas se celebrarán durante mañana y el viernes en el Salón de Plenos del Consistorio jumillano, estará formado por un total de 18 catadores profesionales de los principales medios especializados. En total, 112 muestras de marcas aparecidas en el mercado en 2008 competirán por las medallas de oro, plata y bronce en las categorías de blancos, rosados, tintos jóvenes elaborados o envejecidos sin contacto con barricas (añadas 2007 y 2008), tintos jóvenes Monastrell elaborados o envejecidos sin contacto con barridas (añadas 2007 y 2008), tintos jóvenes elaborados o envejecidos en barricas (añadas 2007 y 2008), tintos elaborados o envejecidos en barricas (añadas 2006 y anteriores), crianza, reserva y gran reserva, así como dulces y vinos de licor. La XV edición del Certamen rendirá su particular homenaje al hallazgo, a finales del pasado año, en el yacimiento arqueológico de Coimbra de Barranco Ancho, de unos pendientes de oro adornados con racimos de uva y que "revelan la tradición vitivinícola de esta zona productora desde hace 5.000 años", indicó Cerdá. Por su parte, Gil señaló que la actual situación de crisis económica está motivando que vinos de clase media como el de Jumilla, que ofrece una calidad similar pero a menor precio, se consuman en mayor medida", ya que el consumo de vino se mantuvo e incluso se incrementó en los últimos meses, lo que provocará que los vinos de Jumilla tengan acceso a un nuevo nicho de mercado. Al hilo, indicó que durante la Cena de Gala, que se celebrará en la noche del viernes en los Salones Pío XII del municipio, los ganadores recibirán una placa con la copia de los pendientes halladas en 2008, conservados en el Museo Arqueológico Jerónimo Molina. En el mismo acto, conducido por la periodista Mara Torres, se nombrará presidente de honor al alcalde de Jumilla, Francisco Abellán, en reconocimiento a su esfuerzo. REQUISITOS DEL CERTAMEN El presidente del Consejo Regulador explicó que, para esta edición, se presentaron un total de 145 muestras de vinos, de las que fueron rechazadas 33 "por no cumplir los requisitos del certamen". Así, explicó que los participantes en la XV edición son vinos embotellados por las bodegas inscritas, con un máximo de tres muestras. Cada una de estas muestras pertenece a una partida homogénea y embotellada de, al menos, 5.000 botellas de 3/4 de litro, en el caso de blancos, rosados y jóvenes; un total de 3.000 botellas de 3/4 para los vinos de crianza; así como 2.000 botellas de la misma medida para el resto de categorías. La comprobación de estos requisitos fue realizada por el Servicio de Veedores del Consejo. Finalmente, según explicó Gil, fueron objeto de verificación las indicaciones varietales que figuran en el etiquetado principal y en el contraetiquetado, ya que para concurrir los vinos debieron presentarse embotellados, etiquetados y dispuestos para el consumo.