R.Unido.- Brown dice que la gestión de Northern Rock tras su colapso era "necesaria" y niega negligencias en su control

LONDRES, 20 (De la corresponsal de EUROPA PRESS Eva Martínez Millán) El primer ministro británico, Gordon Brown, defendió hoy la gestión del Gobierno ante la quiebra del Northern Rock como el "necesario curso de acción" ante una situación de colapso y negó negligencias de control, después de que la Oficina de la Auditoría Nacional (NAO, por sus siglas en inglés) revelase que el banco continuó concediendo hipotecas de alto riesgo una vez rescatado por el Banco de Inglaterra (BoE, por sus siglas en inglés). En una rueda de prensa celebrada en Bruselas, donde participó en el Consejo Europeo preparatorio de la cumbre del G-20, Brown aseguró haber adoptado los pasos "necesarios" y amparó nuevamente la nacionalización de la entidad, decidida en febrero de 2008. Entonces, casi un semestre después de recibir un préstamo de emergencia del BoE, el Rock se convirtió en la primera entidad financiera en pasar al Estado británico en tres décadas. Así, frente a la "condena" expresada desde Londres por los partidos de la oposición al informe de la NAO, el mandatario recordó que la única alternativa a la inyección de dinero público y la posterior toma de posesión del banco habría sido permitir su colapso, por lo que insistió en que las acciones fueron las correctas. El documento de la NAO, que controla el gasto público, critica al Gobierno por no haber impedido al Northern Rock mantener la concesión de hipotecas de alto riesgo una vez rescatado. Sin embargo, Brown se mostró convencido de que la oficina "está de acuerdo en que éste fue el necesario curso de acción", si bien reconoció que no había leído el informe en profundidad. "Actuamos cuando Northern Rock se encontró en dificultades", aseveró, para calificar a continuación la nacionalización como la "mejor opción", una opinión compartida por la NAO, ya que que no haber intervenido supondría "llevarlo directamente a suspensión de pagos". FALTA DE EVALUACIÓN Sin embargo, la Auditoría consideró que el Ejecutivo no había procedido a una concienzuda evaluación de los riesgos a los que sometió al dinero público o de las propias políticas de préstamo adoptadas tras el rescate. Al respecto, el propio Brown recordó que la Autoridad de Servicios Financieros (FSA, en sus siglas en inglés) ha reconocido "errores" en la regulación de la entidad antes de que se produjese el colapso que condujo a su nacionalización, si bien aclaró que, desde entonces, Northern Rock ha devuelto ya unos 16.000 millones de libras del dinero recibido y había podido retomar el crédito para nuevos clientes. En este sentido, el Rock fue la primera víctima de la crisis bancaria en Reino Unido cuando en septiembre de 2007 el BoE le concedió un préstamo de emergencia a raíz de los problemas desencadenados para financiar a corto plazo la deuda de los mercados al por mayor. PASOS Una situación que provocó la huida masiva de los inversores, que retiraron sus ahorros y, aunque en principio el Gobierno rebajó la tensión garantizando los depósitos, en febrero de 2008 se vio obligado a nacionalizar Northern Rock, que había logrado un rápido crecimiento gracias a los préstamos agresivos a los compradores de viviendas. Sin embargo, según la NAO, siguió firmando hipotecas controvertidas de hasta el 125 por ciento del valor de las propiedades durante los meses posteriores al rescate del BoE, una categoría de préstamos imposible de obtener actualmente y que están considerados un síntoma de la burbuja inmobiliaria previa a la crisis crediticia. La hipoteca 'Together' de Northern Rock incluía la garantía de un préstamo del 95% de la vivienda, junto con uno no garantizado que podía ser utilizado para cualquier propósito, de hasta el 30 por ciento del valor de la propiedad. En total, entre septiembre de 2007 y febrero de 2008, cuando fue nacionalizado, el Northern Rock, concedió más de 1.800 millones de libras esterlinas en hipotecas 'Together'.