R.Unido.- Los accionistas de Northern Rock pierden la batalla legal para lograr compensaciones tras la nacionalización

El alto tribunal recuerda el riesgo al que sometieron sus inversiones tras entragarlas a una dirección con un "plan defectuoso" LONDRES, 13 (EUROPA PRESS) Los antiguos accionistas de Northern Rock, el banco que hace un año se convirtió en el primero nacionalizado en Reino Unido en 30 años, perdieron la batalla legal promovida para lograr compensaciones después de que el Gobierno interviniese y, según ellos, estimase a la baja el valor de la entidad y se asegurase así de que no podrán recibir nada. El alto tribunal británico rechazó las alegaciones presentadas por dos 'hedge funds' y unos 150.000 pequeños accionistas que habían acusado al Estado de rebajar el valor del Northern Rock cuando se produjo la nacionalización que marcó en el inicio de la crisis bancaria en Reino Unido. Además, subrayaron que la compañía podría haber sido vendida a un inversor privado, entre los que figuraba el fundador de Virgin, Richard Branson. Sin embargo, en su resolución, uno de los dos magistrados que dirigieron la revisión judicial, el juez lord Stanley Burnton, consideró que el proceso de compensaciones "no infringió sus derechos", si bien los demandantes, RAB Capital y SRM Global, el Grupo de Acción de los Accionistas de Northern Rock y la compañía de seguros Legal & General, tienen la posibilidad de recurrir al Tribunal de Apelaciones. RAB y SRM, dos de los principales accionistas, especialmente en el período transcurrido desde que Northern Rock recabó la ayuda del Banco de Inglaterra hasta que fue intervenido por el Estado, aseguran que las acciones estaban valoradas en 300 peniques, no en los 90 declarados por el Gobierno. Sin embargo, los letrados del Gobierno recordaron que la compañía había sido apoyada con unos 50.000 millones de libras de los accionistas para permitir su continuidad sin los cuales habría quebrado y los títulos no valdrían nada. RIESGO EXCESIVO Por todo, el juez declaró hoy que, pese a sentir "empatía" por las pérdidas, los propietarios de participaciones habían arriesgado sus inversiones al "confiarlas a la dirección de la compañía", que resultó contar con un plan de negocio "defectuoso" incapaz de superar las "circunstancias sin precedentes" que se produjeron a final de 2007. "Ninguno de los anteriores accionistas tiene reivindicación justificable alguna contra la defensa --el Ministerio del Tesoro--, más allá de las posibilidades en base al proyecto de compensación", concluyó. Así, entre los pequeños inversores se encontraban clientes que recibieron acciones cuando la compañía cambió las condiciones de mutualidad hace diez años y, en su mayoría, se trata de pensionistas que dependían del pago de dividendos para completar sus ingresos. Por ello, tanto el presidente de la Asociación de Accionistas Británicos, Roger Lawson, como Dennis Grainger, del Grupo de Acción de los Accionistas de Northern Rock, consideraron la decisión judicial decepcionante, si bien reconocieron que no era "totalmente inesperada". En este sentido, todavía se desconoce la cantidad que los accionistas recibirán, si finalmente reciben alguna, a partir de la auditoría independiente que realiza actualmente la compañía BDO Stoy Hayward para evaluar el valor de las acciones en el tiempo de la nacionalización, hace justo un año, cuando Northern Rock estaba siendo apoyado con miles de millones de libras de los accionistas.