Bruselas insta a reforzar instrumentos de defensa comercial por la apertura del mercado a países como China


BRUSELAS|

La Comisión Europea ha instado este miércoles a los Estados miembros a acelerar el refuerzo de los instrumentos de defensa comercial ante la apertura del mercado comunitario a potentes competidores como China, unas medidas de ajuste cuya negociación lleva años bloqueada en el seno del Consejo.

Bruselas, además, espera que su petición sea atendida por los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en su cumbre de este jueves y viernes, cuya agenda incluye los problemas para ratificar el acuerdo de libre comercio con Canadá (CETA, por sus siglas en inglés) y una reflexión sobre el futuro de la política comercial europea.

"No debemos ser ingenuos. Nuestras normas actuales se han demostrado insuficientes para combatir el daño de la competencia desleal exterior", ha admitido el presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, en un comunicado.

Su vicepresidente de Empleo, Crecimiento, Inversión y Competencia, Jyrki Katainen, ha insistido en una rueda de prensa sobre la necesidad de "modernizar" las herramientas de que dispone la Unión Europea, para defenderse de la sobreproducción exterior y de las "exportaciones subvencionadas", en alusión a los productos derivados del acero procedentes de China.

Y ha añadido que los cambios deben producirse no sólo pensando "en uno o dos países", sino con un horizonte más amplio que garantice unas condiciones de "comercio libre, pero justo".

Katainen también ha señalado la necesidad de "actualizar, reforzar y dar robustez" a las normas mediante una nueva metodología de cálculo 'antidumping' para las situaciones en las que "no prevalecen las condiciones de mercado".

Las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) obligarán en diciembre a reconocer a China como economía de mercado, aunque la UE se resiste a ello por el daño del gigante asiático a su industria.

La Comisión mantiene que su nuevo método "no concede un nuevo estatus a ningún país", pero adapta los instrumentos de defensa comercial a "nuevos retos y nuevas realidades legales y económicas".

Bruselas sostiene que la revisión que propone permitirá, sin dejar de cumplir las reglas de la OMC, que la UE imponga tasas 'antidumping' más elevadas ante situaciones determinadas como una sobrecapacidad de exportaciones y actuar ante distorsiones del mercado por subsidios de países terceros a su industria.