Cantabria no recuperará hasta 2019 el nivel del PIB previo a la crisis por su "débil crecimiento"


SANTANDER|
Cantabria no recuperará hasta 2019 el nivel del PIB previo a la crisis por su "débil crecimiento"

Cantabria no recuperará hasta 2019 el nivel del PIB previo a la crisis por su "débil crecimiento" SANTANDER | EUROPA PRESS

Cantabria no recuperará hasta 2019 el nivel de Producto Interior Bruto (PIB) previo a la crisis económica, cuando la economía española lo logrará este mismo año, una situación que debe al "débil crecimiento" de la Comunidad Autónoma, según un informe de la Fundación Alternativas y la Universidad de Cantabria (UC).

Las conclusiones del 'Informe Económico y Social de Cantabria. Primavera 2017' han sido presentadas este lunes por el vicepresidente de la Fundación Alternativas, Nicolás Satorius; el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Rey Juan Carlos, Jesús Ruiz-Huerta; y los autores del estudio, que son los profesores de la UC Patricia Moreno y Ángel Agudo, exconsejero de Economía y Hacienda del bipartito en Cantabria de PRC y PSOE en el periodo 2003-2011.

En este trabajo, que se elabora por cuarto año consecutivo, se analiza tanto la coyuntura económica como social de Cantabria, así como el comportamiento del sector público, en el conjunto del año 2016 y el primer trimestre de este año 2017.

Se destaca que Cantabria fue el pasado ejercicio la cuarta comunidad que menos creció del país, con una tasa de crecimiento del 2,3 por ciento, lo que la sitúa lejos del ritmo del 3,2% de la economía española. De esta forma, aunque la región crece, lo hace "por debajo de la media" lo que hace prever que tardará más en recuperarse.

En una rueda de prensa previa a la presentación del informe en un acto público, Ruiz-Huerta ha calificado a Cantabria como una comunidad "en declive" y ha instado al Gobierno regional (PRC-PSOE) a tomar medidas que palien los desequilibrios estructurales, laborales, fiscales y sociales de esta región que, no obstante, ha indicado que no es la única que los presenta.

A su juicio, la Comunidad Autónoma necesita fortalecer su sector industrial, muy importante en el PIB regional, y al igual que el resto de autonomías tiene que acabar con el "abandono de financiación" a la I+D+i porque, también como la mayoría, está sustentando su crecimiento en el sector servicios y el turismo, lo que para él es "un error".

DÉBIL CRECIMIENTO

Precisamente, Patricia Moreno, autora del estudio junto a Ángel Agudo, ha puesto de manifiesto ese "débil crecimiento" del sector industrial cántabro, que sólo aumentó un 0,9% su PIB en 2016 y a lo largo del año presentó variaciones negativas, aunque ha destacado que en este año 2017 la tendencia es positiva.

Ha ensalzado el crecimiento de sectores como la construcción y el sector servicios, pero no así el de la I+D+i que "sigue cayendo" y ha pasado de representar el 1,23% del PIB regional en 2010 al 0,85% en 2015 aunque, ha dicho, "en el último ejercicio se observa una leve recuperación".

Sobre el mercado de trabajo en Cantabria, la profesora de la UC ha señalado "la importante caída de la tasa de actividad", principalmente entre los más jóvenes, y aunque ha ensalzado que la tasa de paro del primer trimestre de 2017 (14,07%) es inferior a la nacional (18,75%), ha indicado que la cobertura por desempleo tiene "una tendencia decreciente", a lo que se suma "otra debilidad" como es el poco crecimiento de los costes salariales.

Toda esta situación se puede observar en las condiciones de vida de los ciudadanos cántabros, con unos ingresos medios por hogar inferiores a la media nacional a pesar de que, antes de la crisis, Cantabria tenía una "situación más favorable" que el conjunto, y ha alertado de la exclusión social, que afecta al 24,6 por ciento de la población --menos que la media nacional que es del 27,9%--.

Por su parte, el exconsejero de Economía Ángel Agudo ha sido el encargado de detallar las conclusiones del informe sobre el sector público en Cantabria, con una deuda pública de 2.889 millones de euros a cierre de 2016, el equivalente al 23% del PIB regional cuando antes de la crisis era del 3%.

A pesar de la deuda, ha destacado el "altísimo nivel de ejecución presupuestaria" en 2016 por parte del Ejecutivo cántabro, tanto en ingresos como en gastos. "Se ha ejecutado el 99,2% de los ingresos y lo quiero decir muy alto y muy claro porque en el debate presupuestario se dice que los ingresos están inflados. Los datos son altísimos y desconocidos en la Comunidad Autónoma", ha añadido.

DÉFICIT

También se ha referido al déficit y ha afirmado que "desde el año 2006 Cantabria ha cerrado con déficit presupuestario" y que en 2016 ha alcanzado el 1,4%.

En este punto y ante el debate actual sobre los motivos de ese déficit y si tiene o no que ver con "el incumplimiento de compromisos por parte del Estado", el exconsejero del bipartito ha manifestado que no sólo se ha debido a eso sino que también ha añadido a la reducción de los ingresos a cuenta.

Según Agudo, los ingresos a cuenta representan el 80% de los ingresos no financieros del Gobierno regional, y han perdido peso en 2016, pasando de representar el 1,83% al 1,79%, lo que son "cerca de 50 millones de euros menos".

En su opinión, si Cantabria habría recibido tanto esos 50 millones de euros como otras partidas comprometidas por el Estado a la Comunidad Autónoma "se hubiese podido cumplir, sin ningún tipo de duda, el objetivo de déficit de 2016 (0,7%).

Entre otros asuntos, ha hablado también del empleo y ha indicado que Cantabria sólo ha recuperado por el momento el 30% de los empleos perdidos durante la crisis, es decir que aún le queda el otro 70%, pero ha destacado que los últimos años se ha incrementado el ritmo con 13.000 personas más trabajando en el primer trimestre de 2017 cuando en 2014 y 2015 se recuperaron cada año 3.000 y en 2016 7.000.

EFECTOS DEL EXTERIOR

Por su parte, Nicolás Sartorius ha advertido de los efectos que tienen sobre la economía española y cántabra de lo que sucede no sólo en Europa sino en el conjunto del mundo y ha puesto como ejemplo el 'Brexit' o los conflictos en Siria, Libia Irak o Yemen o en el que "puede ocurrir en Corea".

Por ello, ha instado al Gobierno de España a "jugar un papel más importante" en la Unión Europea porque, tras el 'Brexit' "queda un hueco" que nuestro país puede ocupar como cuarta economía europea e impulsar la UE.

Igualmente, ha considerado que España debe "mirar más de lo que lo ha hecho hasta ahora al continente africano" y también evitar meterse en conflictos en los que "le intentarán implicar" como el que puede darse entre Estados Unidos y Rusia por la situación en Siria o por lo que pueda suceder en la península de Corea.