Experto aboga por crear empresas en Andalucía de mantenimiento y reparación para el ejército de Estados Unidos


SEVILLA|

No cree que haya motivo de alarma con la llegada de Trump sino "muchas oportunidades" aunque habrá un tiempo de 'stand by' por otros factores

El director de Asuntos Institucionales y Comunicación de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, Francisco Flores, ha apostado por fomentar "soluciones imaginativas" para intensificar la relación comercial con Estados Unidos, apostando, por ejemplo, por fomentar la creación de empresas en Andalucía para el mantenimiento y reparación de los elementos del ejército norteamericano, aprovechando la presencia de este país con las bases de Rota y Morón de la Frontera.

Flores ha pronunciado una conferencia sobre 'Estados Unidos. Cómo hacer negocios con la primera potencia mundial', dentro de la Feria de Negocios Internacional IMEX Andalucía 2016, que, organizado por la Consejería de Economía y Conocimiento, a través de Extenda-Agencia Andaluza de Promoción Exterior, y la revista Moneda Única, se ha celebrado en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla.

Asimismo, destaca que Andalucía "tiene una gran cantidad de posibilidades de atraer inversiones norteamericanas claves", recordando que Andalucía es la cuarta zona exportadora de España, y un diez por ciento de las exportaciones española corresponde a Andalucía.

En ese sentido ha indicado que en su conferencia ha aludido a la existencia de la comunidad andaluza de la base naval de Rota, la base de Moron y el escudo antimisiles en Rota, de manera que "hay tres elementos con los que España debería hablar con el Pentágono para decir que se pueden ahorrar costes en mantenimiento de radares, aeronaves o barcos",

Así, aboga por que España proponga al Gobierno y el Ejército norteamericanos que "el mantenimiento de estos equipos se haga mediante un sistema de empresas creadas 'ad hoc' para atender los requerimientos que tiene el Pentágono y los militares norteamericanos para crear empresas que realicen aquí este trabajo y asi se generaría un fuerte nivel de empleo".

"España es un lugar muy importante para Estados Unidos y si en vez de tener que llevarse los equipos para repararlos en Estados Unidos se puede traer aquí la tecnología, crear empresas con las tecnologías adecuadas y con trabajadores españoles que pueden dar ese servicio, se reduciría costes para Estados Unidos y se generaría empleo en España y Andalucía", asevera Flores, que resalta que en Andalucía "hay empresas preparadas para ello y así no se tendría que hacer el mantenimiento en Estados Unidos".

Ha recordado en se punto que hace varios años la antigua CASA efectuaba el mantenimiento de las aeronaves Phantom desplegadas en Europa, de manera que "los andaluces tienen experiencia, saben hacer el trabajo y lo hacen bien, por lo que tenemos que ser imaginativos para que venga esa inversión porque genera empleo y riqueza".

"Tenemos que mentalizar a la gente de que puede hacer mucho negocio con Estados Unidos, que es el tercer país mas poblado pero es la primera potencia económica mundial", ha aseverado Flores, para el que "se abren potencialidades para atraer inversiones y para montar empresas allí".

"NO HAY MOTIVO DE PREOCUPACIÓN"

Por otro lado, Flores no cree que haya motivo de preocupación con la llegada del nuevo presidente de Estados Unidos, toda vez que "ese país tiene tres poderes independientes, legislativo, ejecutivo y judicial, y tiene una Constitución muy rígida en torno a las libertades y defensa de la libertad tanto económica como empresarial y política".

Además, recuerda que "una cosa es decir las cosas en campaña electoral y otra es la que se llevarán a cabo" y en ese sentido, resalta que "el equipo del que se rodea Trump es de primer nivel económico, de relaciones exteriores o seguridad".

Asimismo, recuerda que tanto Trump como Clinton "querían hacer un plan de renovación de las infraestructuras con un presupuesto en torno a 500.000 millones de dólares, pues hay que renovar infraestructuras que datan de la Segunda Guerra Mundial, y han pasado 70 años y está todo destrozado, hay que arreglar carreteras, hacer corredores de alta velocidad y renovar aeropuertos, por lo que está todo por hacer".

En ese sentido, considera que "las empresas españolas y andaluzas han llegado a tiempo y las empresas constructoras están instaladas desde hace tiempo". "Es una oportunidad para España importantísima, por lo que no creo que el nuevo Gobierno americano sea motivo de alarma ni de preocupación ni que sea un retroceso en las relaciones económicas, mientras España siga en su posición de hacer negocio con Estados Unidos le va a ir muy bien", ha aseverado.

RELACIONES EN 'STAND BY'

Flores ha precisado que a nivel global se presentan cuatro elementos que afectan a la relación entre Estados Unidos y España y provocan que "va a haber un tramo de tiempo de 'stand by' en las inversiones de un lado a otro en ambas direcciones".

Esos cuatro elementos que "impiden que se potencien esas relaciones económicas" son la fiscalidad sobre sociedades y beneficios, toda vez que "España tiene los tipos más altos de Europa en fiscalidad, estamos en el 35 por ciento, mientras que Alemania, Inglaterra o Francia tienen entre el 20 y 30 por ciento". Precisa que ese primer factor "es determinante para que las empresas americanas decidan dónde invertir, pues se van donde haya mejor fiscalidad, toda vez que los sistemas industriales son similares en todos los países y en los costes laborales España tiene cierta ventaja, por lo que la fiscalidad tiene paraliza las inversiones hacia España en ese aspecto".

Otro aspecto es el convenio de doble imposición, que evita que las empresas tengan que pagar impuestos por partida doble, en el lugar de procedencia y en el lugar de actividad, y que está aprobada por el Parlamento de España pero que está retenido en el Senado americano "pero al igual que otros 25 convenios, pendientes de renovación también". Este acuerdo se firmó en 1990 y ahora debe renovarse "y mientras no se renueve es un problema para España, pues las empresa americanas preferirán irse allí donde sí está el convenio firmado y renovado, porque pagarán menos impuestos".

El tercer aspecto que hace que las relaciones comerciales estén en 'stand by' es que no se haya firmado aún el TTIP, acuerdo de libre comercio entre la UE y Estados Unidos, que "iba a suponer en cinco años unas previsiones para España de crecimiento del doble, pasando de crecimiento del tres al seis por ciento y se generarían en cinco años unos 300.000 empleos". Apunta que este asunto "se ha quedado parado, por que a Obama no le da tiempo aprobarlo ni defenderlo en el Senado y ahora con Trump veremos que posición se adopta en este tratado".

El cuarto elemento es el coste de la energía, pues "en Estados Unidos se ha reducido un 25 por ciento, por lo que las empresas americanas cuando vengan a instalarse tendrán que pagar un 25 por ciento más por sus procesos productivos".

"Desde la Cámara trabajamos para retener y mantener las inversiones estadounidenses en España, y hay que tomar medidas con esas empresas para evitar la deslocalización y situaciones adversas para las inversiones hacia Estados Unidos desde España y hacia España desde Estados Unidos", ha resaltado Flores.

Precisa que las empresas de Estados Unidos en España "tienen una inversión aproximada de 50.000 millones de euros en stock de capital, tiene 700 empresas operativas y generan 75.000 empleos directos en industrias que generan un millón de puestos indirectos".

Ha precisado que las empresas americanas "llevan 40 años en España y las empresas españolas en Estados Unidos llevan diez años al nivel de 50.000 millones de inversión de capital, con 700 empresas españolas que crean también 75.000 empleos, aunque nuestras inversiones españolas son más de servicio, banca, infraestructuras, que no son tan generadores de empleo".