El PSOE reclama un plan compensatorio para el comercio tradicional que "armonice su convivencia con el Jaén Plaza"


JAÉN|

El PSOE de Jaén ha reclamado al alcalde, Javier Márquez (PP), consensuar con las organizaciones de comerciantes más representativas de la ciudad un plan compensatorio para el comercio tradicional que "armonice su convivencia" con el futuro centro comercial Jaén Plaza.

Así lo ha indicado en una nota la concejala socialista María del Mar Shaw, quien ha pedido al regidor que cuando este mismo lunes, cuando comienzan los trabajos previos a la urbanización del referido parque impulsado por el Grupo Alvores, se establezca un calendario de reuniones con el sector del pequeño comercio "para garantizar con medidas concretas que haya un crecimiento equilibrado, acompasado y sitio para todos los actores del sector" en la capital.

"El PSOE no está en contra de la implantación de un nuevo centro comercial en la ciudad siempre que el Ayuntamiento garantice la armonía en la convivencia con nuestro comercio tradicional, representado nada más y nada menos que por 1.800 establecimientos", ha afirmado.

En opinión de la edil, es lógico que una administración vele por ambas partes, de manera que ha dicho esperar que "haya previsto que no se desvista un santo para vestir a otro hablando en términos de empleo y actividad empresarial". En este sentido, ha echado de menos que el alcalde "aún no haya establecido un diálogo con las asociaciones de comerciantes de Jaén con previsión y antelación".

"No puede ser que Javier Márquez se dé patadas por ir a ver las obras de Alvores y no se haya contactado con asociaciones como Comercio Jaén para estudiar iniciativas de fomento de la actividad en el pequeño comercio y campañas de apoyo. Por no contar, no se ha contado con esta asociación ni para consensuar los plazos y las medidas de peatonalización del centro que el Ayuntamiento diseña", ha criticado.

Shaw ha apuntado que el PSOE "arrancó" al PP el compromiso a través de una moción aprobada en pleno de creación de una mesa de negociación con el comercio tradicional en la que se articulasen campañas y medidas de incentivo del consumo en estos establecimientos.

Se trataba, según ha explicado, de una iniciativa en previsión de los posibles desequilibrios que este sector pudiera sufrir con la implantación de una gran superficie más en la capital "y garantizar que, con la tutela del Ayuntamiento, ambas formas de comercio pudiera ser compatibles e incluso complementarias".