Caja de Extremadura presenta una tasa de morosidad del 3,2% en abril, frente al 4,9% de promedio nacional de cajas

La entidad celebra su asamblea general ordinaria, en la que se destaca su política de "prudencia" y "fortalecimiento de su solvencia"

CÁCERES, 22 (EUROPA PRESS)

Caja de Extremadura presenta, con fecha de abril, una tasa de morosidad del 3,2%, por debajo del 4,8% de promedio registrado a nivel nacional en el sector de las cajas, según se puso hoy de manifiesto en la asamblea general ordinaria de la entidad extremeña con sede en la ciudad de Cáceres.

En nota de prensa, Caja de Extremadura informó tras la asamblea que según su evolución durante el primer trimestre de 2009 los resultados "continúan reflejando la política de prudencia y fortalecimiento de su solvencia" que la entidad aplica.

Tal "prudencia" y "adecuada gestión" de sus inversiones crediticias, añade la caja, se pone así de manifiesto en una tasa de morosidad al mes de abril del 3,23%, superior en tan solo 0,39 puntos porcentuales a la que presentaba a finales del año 2008, frente a un sector de cajas de ahorros que ha experimentado un crecimiento de 1,25 puntos porcentuales, y que eleva su morosidad hasta el 4,90%.

Además, destaca la caja extremeña que, en pro de esa política de fortalecimiento de su solvencia, mantiene, al mes de abril, un volumen de fondos para la cobertura de la morosidad que suponen el 110% de estas operaciones, porcentaje que multiplica por más de dos veces la cobertura media mantenida por el sector de cajas, que se sitúa en el entorno del 50%.

Así, precisa el comunicado, en este período ya se han constituido fondos voluntarios adicionales a los establecidos por la normativa por un volumen de 7,6 millones de euros, lo que no ha impedido que el resultado, antes de impuestos, se haya situado en tan solo tres meses en 21 millones de euros.

De esta forma, el beneficio recurrente de Caja de Extremadura, es decir, el alcanzado antes de realizar estas coberturas voluntarias, se ha situado en 28,7 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 6,3% respecto del alcanzado en el primer trimestre de 2008. Explica la nota que la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Extremadura ha celebrado hoy su asamblea general ordinaria, en la que su presidente, Jesús Medina, y el director general, Miguel Ángel Barra, explicaron a los consejeros generales los detalles del "complicado entorno" en el que actualmente se desarrolla la actividad financiera, y cómo la Caja de Extremadura presenta "unos excelentes indicadores de resultados, eficiencia, liquidez y solvencia que le permiten hacer frente con elevada confianza al actual contexto económico".

EJERCICIO 2008

La actividad, según se destacó en el transcurso del evento, "sigue dando muestras de fortaleza con un crecimiento de la inversión crediticia para el conjunto del año 2008 de 320 millones de euros, lo que supone un aumento del 5,8% en términos relativos".

Para alcanzar este crecimiento la Caja de Extremadura concedió a lo largo del ejercicio 2008 un total de 24.000 operaciones nuevas de financiación, por un volumen superior a 1.500 millones de euros, cifra representativa de la apuesta que realiza la entidad por el desarrollo del tejido productivo y "de su contribución a la creación de riqueza y al sostenimiento de la economía" de la región extremeña.

Por su parte, el aumento de los depósitos minoristas se situó en 332 millones de euros, con lo que la entidad alcanza así "el necesario equilibrio entre el crecimiento de sus depósitos y la inversión crediticia que realiza", añade la nota.

Esta evolución equilibrada, prosigue, permite que la entidad "siga ostentando una magnífica posición de liquidez, siendo la caja de ahorros con una menor dependencia de los mercados mayoristas, sin que tenga que hacer frente a ningún vencimiento hasta el año 2013". Adicionalmente, la entidad cuenta a diciembre de 2008 con 800 millones de euros en activos de elevada liquidez, realizables en un periodo muy corto de tiempo.

Durante el ejercicio, continúa el comunicado, se ha producido un importante aumento de las dificultades para que tanto familias como empresas hagan frente a las obligaciones de pago que tienen contraídas con las entidades financieras, elevándose así las cifras de morosidad del sistema financiero. En este contexto, la Caja de Extremadura cierra el año 2008 con una tasa de morosidad del 2,83%, notablemente inferior al 3,65% del sector de las Cajas de Ahorros.

"A pesar de estar experimentando un aumento de la morosidad más contenido que el resto de cajas de ahorros, la entidad ha decidido aplicar una política de prudencia, fortaleciéndose ante posibles escenarios futuros de empeoramiento de la situación, mejorando así su solvencia y capacidad de resistencia", apostilla.

Para ello ha tenido en cuenta la constitución de fondos de provisión muy por encima de los necesarios por la estricta aplicación de la normativa, dotando unos fondos extras para el conjunto del ejercicio de 51 millones de euros, lo que deriva a que actualmente la Caja de Extremadura cuente con unos fondos superiores a su cifra de morosidad, el 114%, lo que prácticamente duplica la cifra de cobertura del sector de Cajas de Ahorros, que se sitúa en el 63%.

Desde el punto de vista de los resultados, y a pesar del importante volumen de dotaciones realizadas con carácter voluntario, la entidad ha cerrado el ejercicio con un beneficio antes de impuestos de 72,3 millones de euros, los segundos más altos de su historia. Todos los márgenes de negocio han tenido una evolución muy positiva, con crecimientos del margen de intereses y del margen de las actividades de explotación bruto, en el que no se incluyen las dotaciones, en el entorno del 13%.

El control de los costes operativos es uno de los aspectos más importantes a los que las entidades deben prestar atención en situaciones de crisis económica como la actual, y en este sentido, la Caja de Extremadura ha situado su ratio de eficiencia recurrente en el 39%, colocándose en la primera posición del sector Cajas de Ahorros según este indicador.

Desde el punto de vista de la solvencia, la entidad mantiene un coeficiente de Recursos Propios del 12,55%, "notablemente superior" al mínimo exigido por la normativa actual del 8%. Un índice, por otra parte, que pone de manifiesto el alto grado de solvencia y solidez patrimonial de la entidad.

RATING Y OBRA SOCIAL

Esta buena evolución en todos sus indicadores, "rentabilidad, eficiencia, liquidez y solvencia", ha permitido que la Caja de Extremadura sea una de las pocas entidades financieras que haya mantenido inalterable su calificación crediticia (rating) durante todo el ejercicio 2008, otorgándole la agencia Fitch una valoración de A-, la cual mantiene a día de hoy, "siendo ésta equivalente a la que alcanzan entidades de mayor tamaño que la Caja de Extremadura", destaca.

Finalmente, la asamblea general aprobó los presupuestos de su Obra Social para el año 2009, que ascienden a 19,3 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 28,6% respecto de los del ejercicio precedente y suponen destinar a esta actividad el mayor volumen de recursos en la historia de la entidad.

La Caja de Extremadura concluye señalando que está poniendo a disposición de la sociedad extremeña "todos los medios y recursos con los que cuenta para paliar, en la medida de lo posible, los efectos de esta crisis" en la región, como lo demuestra el hecho de aportar 6 millones de euros al Plan Extraordinario de Apoyo al Empleo Local promovido por la Junta de Extremadura, la mayor aportación de carácter privada.