Caja Rural de Granada cierra el mes de abril con un beneficio de 13,3 millones de euros

Su Boletín de Coyuntura muestra que el número de trabajadores en la construcción ha disminuido un 38 por ciento en un año en Granada

GRANADA, 18 (EUROPA PRESS)

Caja Rural de Granada cerró el mes de abril con unos beneficios antes de impuestos de 13,3 millones de euros y un crecimiento interanual del 4,78 por ciento, mientras que los activos totales de la entidad han superado los 4.289 millones de euros y los recursos gestionados sobrepasaron los 3.619.

Los créditos sobre clientes se situaron en 3.619,6 millones de euros, recogiendo, por una parte, una mayor actividad en financiación vía préstamos a largo plazo, con un incremento del 14,8 por ciento en importe concedido y llegando hasta los 213 millones de euros y 4.300 operaciones, informó hoy en un comunicado Caja Rural de Granada.

Por la otra parte los créditos sobre clientes experimentaron en abril una reducción de la financiación a corto, en especial en cartera comercial, dónde el descenso ronda el 19 por ciento en el primer cuatrimestre de 2009.

La inversión crediticia durante este ejercicio va a mostrar una tendencia hacia la contracción.

La tasa de morosidad ha subido situándose en el 3,61 por ciento, a pesar de lo cual continúa estando por debajo de la media del sector financiero, que registraba ya un 4,12 por ciento en marzo. Como consecuencia del crecimiento de la morosidad, ha bajado la tasa de cobertura de activos dudosos situándose aún en un elevado 71 por ciento.

La ratio de eficiencia ha mejorado más de dos puntos en el periodo que estamos analizando, situándose en el 62,87 por ciento, gracias a la racionalización de procesos y a la contención del gasto.

La entidad valoró estos resultados, a tenor de la actual crisis económica, la caída de actividad empresarial y la destrucción de empleo, aunque en los próximos meses prevé una reducción de resultados como consecuencia de la morosidad crediticia, si bien la entidad tiene "capacidad holgada para asumirla y gestionarla".

La ratio de liquidez de la entidad supera el 20 por ciento, lo que demuestra la solvencia en este área y su capacidad de financiación.

Las inversiones previstas en el Planificación de 2009 se mantienen y evolucionan según lo previsto, con la creación de dos oficinas más en la provincia de Almería y la remodelación de otras doce, con una inversión global de unos diez millones de euros.

Por último, los recursos propios de Caja Rural de Granada muestran una ratio de solvencia de 12,62 por ciento, más de un 50 por ciento superior al 8 por ciento mínimo exigido legalmente, y en ellos el 86,4 por ciento son de primera categoría, esto es Capital y Reservas.

BOLETÍN DE COYUNTURA ECONÓMICA

Tras la presentación de los datos de abril, el presidente de Caja Rural, Antonio León, presentó hoy el Boletín de Coyuntura Económica editado por Fundación Caja Rural, que puso de manifiesto que el número de trabajadores empleados en la construcción en Granada ha disminuido un 38 por ciento en un año, en la industria el 12,8 y en servicios un 1,3 por ciento.

En el sector agrario se ha registrado un comportamiento positivo, siendo el único que ha creado empleo, con 9.500 puestos de trabajo.

El coordinador del Boletín de Coyuntura y catedrático, Miguel González, analizó la evolución durante 2008 de la situación económica a nivel internacional, nacional y andaluz y recordó que países como Alemania, Francia y Gran Bretaña están en recesión "aunque allí la destrucción de empleo no es tan fuerte como en España"

Respecto al futuro y sobre el final de la crisis, González citando a Keynes dijo que "el futuro no se ve, el futuro se hace".

De cara a ese futuro en España --dijo-- "hay que plantearse la solución de importantes tareas pendientes para cambiar la estructura productiva". Se refirió a la introducción de de cambios profundos en el sistema productivo, educativo, estado del bienestar y sistema financiero.

A su juicio, estos cambios estructurales requieren tiempo, "no se cambia por voluntad ni por dirigismo, son los empresarios quienes deciden dónde invertir, aunque las administraciones pueden orientar e incentivar estos cambios".