Diez proyectos increíbles de consumo colaborativo para ahorrar en tiempos de crisis

  • El consumo colaborativo es un nuevo modelo económico basado en compartir e intercambiar recursos y servicios para que las dos partes saquen el máximo beneficio con el mínimo coste.

  • Los usuarios prescinden de los intermediarios y se encargan de crear y hacer crecer iniciativas como el intercambio de coches, libros, taxi y hasta pisos enteros.

Airbnb

Airbnb

Bookcrossing

Bookcrossing

Ulule

Ulule

Social Car

Social Car

No lo tiro

No lo tiro

Etece

Etece

Fon

Fon

Huertos compartidos

Huertos compartidos

Join Up Taxi

Join Up Taxi

Floqq

Floqq

El consumo colaborativo es un nuevo modelo económico basado en compartir e intercambiar recursos y servicios para que las dos partes saquen el máximo beneficio con el mínimo coste.

En este tipo de negocios se suele prescindir de grandes empresas intermediarias, y son los usuarios, a través de diferentes plataformas y webs, los que crean, mantienen y hacen crecer estas iniciativas.

Esta nueva manera de consumir pretende ser una alternativa al derroche y al gasto innecesario de los mercados actuales. Si algo se rompe, ya no se arregla, se compra uno nuevo. Terminar con esta cadena de 'usar y tirar' es uno de los muchos objetivos de este movimiento, que anima a los consumidores a ser más solidarios con sus vecinos y llevar un estilo de vida más sostenible.

Internet se ha convertido en el medio principal por el que dar salida a todas estas ideas, ya que supone una manera muy sencilla, barata y eficaz para poner de acuerdo a gente que necesita cosas con gente que quiere prestar o dar cosas.

Se pueden encontrar ejempos de consumo colaborativo en multitud de campos diferentes: desde intercambio de objetos como Nolotiro.com, al trueque de libros haciendo 'bookcrossing', pasando por la financiación de proyectos mediante el 'crowdfunding' o compartir coches como Social Car.

Compartir recursos y tiempo es una manera más eficiente de consumir, en la que todos salen ganando.