Economía/Empresas.- Nace la Plataforma contra la Morosidad para luchar contra la demora en el pago de facturas

MADRID, 20 (EUROPA PRESS) Unas 700.000 empresas de distintos sectores y que emplean a alrededor de un millón de trabajadores constituyeron hoy la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad con el fin de luchar por la reducción de los plazos de pagos de facturas. Estas firmas demandan la reforma de la Ley de Medidas de Lucha contra la Morosidad en las Operaciones Comerciales con el fin de reducir a un máximo de 30 días el periodo medio de cobro de facturas, que actualmente se sitúa en unos 120 días, e incluso alcanza más de 200 días para algunos sectores. Según sus datos, estas empresas se ahorrarían unos 4.000 millones de euros anuales de costes financieros en caso de reducir desde 120 hasta 60 días los plazos de cobro. Asimismo, la plataforma tiene también como objetivo solicitar al Gobierno que inste a las distintas administraciones públicas a que "cumplan con rigor los plazos de pago con sus proveedores". Estas demoras, junto a la falta de financiación y el "fuerte aumento" de los impagados" está desembocando en "el cierre de muchas empresas y una considerable pérdida de puestos de trabajo", según advierten estas empresas. La iniciativa nace de la unión de las patronales de los sectores de fabricantes de materiales de construcción (Cepco), de fabricantes y distribuidores de material eléctrico (Afme y Adime), de distribuidores de materiales cerámicos y de la construcción (Andimac), de fabricantes de sistemas de iluminación (Anfalum), de la asociación de mayoristas de saneamiento, calefacción, fontanería, gas, aire acondicionado y afines (Amascal), la patronal catalana de la pequeña empresa (Pimec) y la de fabricantes de cables (Facel), entre otras. Para estos colectivos, en caso de que no se aborde la modificación de la ley "puede llevar a la quiebra a pymes y autónomos". Además, la plataforma argumenta que su reivindicación está en línea con la reforma legal al respecto que recientemente entró en vigor en Francia, que establece un plazo máximo de pago en operaciones comerciales de 45 días a contar desde el último día del mes o de sesenta días a partir de la fecha de emisión de la factura o la recepción de la mercancía o servicio prestado, y que lleva sujeto un régimen sancionador. La plataforma señala además que los plazos de pago que actualmente se registran en España contrastan con los periodos medios de 55 días que se registran de media en Europa y los entre 30 y 40 días de los países nórdicos.