España es el país más afectado por el veto ruso pese a ser el que más ayudas recibirá

  • El 25% de la producción total de la Unión Europea que se acogerá a las ayudas tiene etiqueta 'made in Spain'.

  • El dinero aprobado por la Comisión Europea asciende al 6,3% del total de ingresos por manifestaciones.

España es el país que más ayudas europeas recibirá para paliar el veto de Rusia a los productos agrícolas de la Unión. El Diario Oficial Comunitario ha publicado este martes el reglamento que amplía las ayudas que ya recibieron los ganaderos.

Esta ampliación contempla ayudar ahora a los ganaderos con un monto total de 165 millones.  El reglamento contempla cupos por países. De las 400.000 toneladas que entran dentro del plan de ayudas, 95.000 llevan la etiqueta ‘made in Spain’, es decir, casi el 25%. Lo que pone de manifiesto, según la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), que España es el país más afectado por el veto ruso. Además, añaden que pese a ser el país que más dinero recibirá, los agricultores españoles “salen perjudicados respecto a los del resto de países”.

Desde UPA, ponen el acento en varios puntos. En primer lugar, apuntan a Polonia. Este país declaró a principios del mes de septiembre una producción de manzanas mucho mayor a la que realmente genera. Debido a esta irregularidad, se retrasó la elaboración de las ayudas desde el 4 al 30 de septiembre. El dinero empezará a darse para los productos recogidos desde hoy mismo. La medida no tiene carácter retroactivo, y por climatología, según UPA, los agricultores españoles son los que más producción perderán de toda Europa.

Los principales alimentos afectados son las frutas de hueso: melocotón, nectarina y ciruela, además del pimiento. Según calcula COAG, sólo en la fruta de hueso, el número de toneladas que no han podido ser enviadas a su destino oscila entre el 20 y el 30% de toda la producción.

Por grupos de productos, España podrá incluir en el programa 8.700 toneladas de manzanas y peras; 6.900 de ciruela, uva de mesa y kiwi; 20.400 toneladas de tomate, zanahoria, pimiento dulce, pepinos y pepinillos y 58.600 toneladas de naranjas, clementinas y mandarinas. Además, se incluirán 3000 toneladas en concepto de colchón a aplicar en cualquiera de los productos que recoge el plan.

Los 165 millones de ayuda aprobados hoy no cubrirán las pérdidas de los agricultores de lechugas y limones, algo que UPA considera incomprensible y que afectará especialmente a España.

La UE sólo cubrirá el 6,3% de las pérdidas

Con este plan de 165 millones, más los 125 destinados al sector ganadero y los 30 millones adicionales, la Unión Europea ha destinado ya 320 millones. Desde UPA consideran que esta cantidad es insuficiente.

Los ingresos que los ganaderos y agricultores reciben cada año de la venta de sus productos a Rusia ascienden a 5.000 millones de euros, por lo que el dinero de la UE se queda sólo en el 6,3%.

Según los datos rusos España es el tercer exportador a Rusia. Únicamente Francia y Polonia están por delante.

Chapuza de la Comisión Europea

Otro de los problemas que apunta UPA en la gestión de la Unión Europea al veto de Rusia es la falta de capacidad para responder a Moscú. “La UE se ha quedado sin instrumentos. Los mecanismos establecidos no sirven”. La Comisión Europea ha tenido que redactar documentos ‘ad hoc’ a cada situación.El momento tampoco acompaña. UPA destaca que los cambios políticos de la Comisión en este año tampoco han ayudado a resolver con solvencia y rapidez las pérdidas.

Los agricultores se confiesan además “sorprendidos e indignados” por el hecho de que las declaraciones excesivas de Polonia vayan finalmente a cobrarse. “Todo este proceso ha sido una chapuza por parte de la Comisión”, han declarado desde UPA.

De momento UPA no tiene previsto en su agenda realizar ningún tipo de protesta, aunque no la descartan. En cambio, trabajarán junto al ministerio de Agricultura en una mesa para establecer mecanismos que solucionen futuras crises como la actual.

Hundimiento de los precios que no notan los consumidores

El principal efecto del veto de Putin a los productos agroalimentarios europeos es la bajada del precio. Los agricultores se ven obligados a tener que reducir el precio con el que venden sus productos a los primeros intermediarios de la cadena de venta. Sin embargo, este descenso no se refleja en lo que pagan los consumidores.

Esto ha repercutido en los precios: los melocotones se han llegado a vender a diez céntimos, antes de la sanción rusa, oscilaban los 40. Esto supone una bajada del 75%. Ocurre lo mismo con los tomates, que han perdido el 40% de su valoración.

Por ello, en el mercado se están produciendo grandes desajustes. Mientras los agricultores están perdiendo dinero, hay intermediarios que están ganando más con el bloqueo de Moscú a los productos agroalimentarios.

De cumplirse los plazos anunciados por el primer ministro ruso, Dimitry Mevdeved, la sanción comercial durará un año, hasta el 7 de agosto de 2015.