Expertos instan al Congreso de EE.UU. a que elimine cláusula de "Buy American"

  • Washington, 10 feb (EFE).- Expertos políticos y académicos instaron hoy al Congreso de Estados Unidos a que elimine la controvertida cláusula "Buy American" del plan de estímulo económico, tras advertir que ésta perjudica al comercio internacional.

Expertos instan al Congreso de EE.UU. a que elimine cláusula de "Buy American"

Expertos instan al Congreso de EE.UU. a que elimine cláusula de "Buy American"

Washington, 10 feb (EFE).- Expertos políticos y académicos instaron hoy al Congreso de Estados Unidos a que elimine la controvertida cláusula "Buy American" del plan de estímulo económico, tras advertir que ésta perjudica al comercio internacional.

"Parte del daño del aislamiento (económico) ya se ha hecho con esta cláusula", dijo en rueda de prensa Rick Van Schoik, director del Centro Norteamericano para Estudios Transfronterizos (NACTS, por su sigla en inglés).

"El aislamiento económico conduciría al aislamiento en temas de seguridad y asuntos fronterizos y al aislamiento en asuntos del medio ambiente", advirtió Van Schoik durante la presentación de un informe sobre el fortalecimiento de la prosperidad y cooperación en América del Norte.

"Simplemente no nos lo podemos permitir", enfatizó.

Por su parte, Colin Robertson, director del llamado Proyecto EE.UU.-Canadá, señaló que la cláusula "Buy American" dentro del plan de estímulo responde en parte a las tremendas presiones internas para proteger a los trabajadores estadounidenses.

Sin embargo, acotó: "El proteccionismo es tan americano como el pastel de manzanas".

Tanto la versión del plan de estímulo que aprobó la Cámara de Representantes el pasado 28 de enero como la que prevé aprobar hoy el Senado contienen la controvertida cláusula "Buy American", que exige el uso de acero y hierro estadounidense para las obras públicas financiadas por el plan.

La versión del Senado incluye además productos manufacturados, pero, ante presiones políticas, los senadores la modificaron la semana pasada de tal manera que las restricciones al acero y hierro extranjero se aplicarán "en una forma consecuente con las obligaciones de Estados Unidos bajo acuerdos internacionales".

Las dos versiones tienen que ser armonizadas en un proceso bicameral para producir un solo texto definitivo, con la meta de enviarlo al Despacho Oval antes del receso del próximo 16 de febrero.