Los talleres de reparación se unen al rechazo a las ayudas para la compra de automóviles nuevos

PALMA DE MALLORCA, 23 (EUROPA PRESS)

Los talleres de reparación se unieron al rechazo a las ayudas para la compra de automóviles nuevos aprobadas por el Gobierno central, de 1.500 euros, a los que se podrían sumar otros 500 euros según acuerde el próximo lunes el Govern balear el próximo lunes en la reunión que mantendrá con el Ministerio de Industria, con lo cual, se suma a las quejas expresadas por Industria-Pimem y Aemot, entre otros.

Según expresó el presidente de la Asociación de Empresas de Automoción y Náutica de Baleares (Asema), Joan Oliver, en declaraciones ofrecidas a Europa Press, "de la misma forma que se ayuda a una persona a comprar un coche nuevo podría ayudarse a alguien que tiene el suyo averiado y necesita repararlo", lo que, además, supondría un beneficio medioambiental, al generarse menos residuos.

Oliver, quien preside la patronal de los talleres desde hace dos meses, tras el fallecimiento de Gabriel Figuerola, indicó que "creemos que una ayuda al sector de la comercialización a nosotros, que somos los reparadores, no nos beneficiará, si a caso al revés". Por lo que consideró que se pueden abrir nuevos nichos de precariedad entre las empresas del sector.

Y, es que, entre los talleres de reparación de automóviles, motocicletas y embarcaciones --que realizan labores como mecánica, electricidad, chapa y pintura-- "se ha dado muy poco despido hasta ahora" desde que comenzó la crisis, porque "se han mantenido los puestos de trabajo prácticamente en todas las empresas pequeñas, porque, al ser pequeñas, pueden aguantar mejor las oscilaciones del mercado", aseguró.

En opinión de Joan Oliver, el momento actual "no es adecuado para invitar a la gente a que se endeude" y, por ese motivo, consideró que el impulso a las ventas mediante ayudas económicas "viene dado porque hay un parón importante en las fábricas de automóviles y sus sindicatos también empujan y presionan", por lo que el Gobierno central "se ve abocado a movilizar el sector", a fin de reactivar la exportación.

Sin embargo, el presidente de la patronal de talleres puntualizó que "entiendo que el Govern balear piensa de un modo parecido a nosotros, porque ha focalizado sus ayudas en los sectores agrícolas, industriales, de inversores y de emprendedores. Por eso, tiene cautivo el capital disponible y, si acepta las subvenciones, deberá desvestir un santo para vestir a otro", consideró.

Asema, que existe desde hace 35 años, agrupa a un total de 700 talleres, el 90 por ciento de los cuales se encuentran ubicados en Mallorca. Esto supone que unas 3.500 familias del archipiélago viven de esta actividad, según las estimaciones de esta patronal.