Worldwatch propone reducir jornada laboral para hacer planeta más sostenible

  • Reducir de forma progresiva y general la jornada laboral -como vía para consumir menos y rebajar el impacto ambiental-, e implantar una moratoria urbanística en el litoral son propuestas del último informe Worldwatch "La Situación del Mundo 2013. ¿Es aún posible lograr la sostenibilidad?", divulgado hoy.

Madrid, 2 oct.- Reducir de forma progresiva y general la jornada laboral -como vía para consumir menos y rebajar el impacto ambiental-, e implantar una moratoria urbanística en el litoral son propuestas del último informe Worldwatch "La Situación del Mundo 2013. ¿Es aún posible lograr la sostenibilidad?", divulgado hoy.

El informe del Instituto Worldwatch, uno de los documentos de referencia en materia ambiental, coeditado en España por Fuhem Ecosocial e Icaria, plantea un cambio profundo del modelo económico, social y ambiental para garantizar la sostenibilidad, ha explicado por videoconferencia Erik Assadourian, uno de sus coautores.

Según este experto, cada vez existe una mayor confusión sobre el término de sostenibilidad, que en su opinión necesita ser definida y cuantificada con datos que permitan medir los avances y retrocesos reales.

En el acto de presentación, uno de los coautores del capítulo español, el profesor de economía de la Universidad de Valladolid Óscar Carpintero, ha subrayado que en España, igual que en el resto del mundo, han aumentado la desigualdad y los problemas ambientales.

Tras preguntarse acerca de si es posible la sostenibilidad ambiental de la economía española, Carpintero ha desgranado una exhaustiva batería de propuestas para caminar hacia un escenario más justo y sostenible.

Entre ellas, la reducción de la jornada laboral para redistribuir los empleos remunerados y trabajar (mercantilmente) menos, como una vía para consumir también menos y disminuir el impacto ambiental y la huella ecológica.

De esta manera, sería además más factible redistribuir el trabajo no mercantil -realizado sobre todo por mujeres- con mayor equidad, y reconstruir los vínculos sociales, ha dicho Carpintero, acompañado por el otro autor del capítulo español, el investigador de Fuhem José Bellver.

En el apartado de ordenación del territorio, el capítulo español de Worldwatch apuesta por una moratoria urbanísitca en buena parte del litoral, y el fomento de "la ciudad compacta" para frenar las tendencias del urbanismo disperso, es decir, favorecer urbes donde se cree proximidad, en las que las personas puedan vivir, trabajar o divertirse sin tener que recurrir al coche privado para conectar esas facetas.

En este contexto, el profesor de Economía ha defendido la reconversión del sector de la construcción, el mayor consumidor de energía y materiales de la economía española en los últimas décadas.

En este caso, ha dicho, hay que desincentivar y penalizar la oferta de nuevas viviendas e infraestructuras, y en cambio gestionar el patrimonio inmobiliario ya existente.

Otro aspecto recogido en el informe es la "imprescindible" reforma ecológica de la contabilidad nacional, de modo que incorpore un Sistema de Cuentas de los Recursos Naturales y un mecanismo de indicadores sociales, no monetarios.

Así sería posible incluir en la planificación los elementos "no monetarizables" de importancia para la adopción de decisiones sobre el bienestar social.

Para reducir el impacto ambiental y avanzar por el camino de la suficiencia, Carpintero ha abogado por abandonar las políticas de oferta y de aumento de recursos -aunque sean renovables- y profundizar en las políticas de gestión de la demanda y de sustitución de los combustibles fósiles y la energía nuclear.

De hecho el informe general, presentado en abril pasado en Washington, propone que las dos terceras partes de los combustibles fósiles existentes en el mundo no sean explotados, según ha recordado Erik Assadourian.

Por su lado, Carpintero ha recalcado que las posibilidades tecnológicas de ahorro en el campo de la industria, los hogares, los servicios y la agricultura apenas han sido exploradas en toda su amplitud.

Por último ha aludido a la necesidad de una reforma del sistema fiscal y financiero, ya que son "instrumentos esenciales" para la financiación de esta reconversión económica-ecológica.