Dimite el responsable de AVT en Navarra por discrepancias con el actual presidente nacional

PAMPLONA, 3 (EUROPA PRESS)

Salvador Ulayar quiere abrir "un proceso de reflexión interna" en la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) para intentar "reconducir la situación" y "recuperar su espíritu", tras presentar su dimisión ayer como delegado en Navarra por "diferencias de fondo" con el actual presidente, Juan Antonio García Casquero.

Ulayar envió ayer una carta abierta a García Casquero explicando los motivos de su dimisión, y según explicó esta tarde en declaraciones a Europa Press, todavía no ha recibido contestación.

En dicha carta, Ulayar critica la "desastrosa" gestión de la actual junta directiva presidida por García Casquero, que le hacen "imposible seguir como delegado avalando su trabajo".

Además aseguró que su postura fue respaldada de "forma unánime" por los socios de la AVT en Navarra, en una asamblea celebrada ayer y que a partir de ahora pretende abrir un "proceso de reflexión interno para ver si la situación se puede reconducir".

En este sentido manifestó que "al final por encima de nombres está el espíritu y las siglas de la AVT" y, por tanto ,"si esta junta directiva quiere enmendar el rumbo de sus actuaciones, y recuperar el espíritu que tenía la AVT con la rebelión cívica, lo intentaremos a nivel interno porque lo que no queremos es una guerra" y porque, añadió, "los socios en Navarra estamos muy unidos".

En la carta Ulayar dice que no "tiene palabras para detallar las falsedades y canalladas dichas contra el anterior presidente de la AVT Francisco José Alcaraz" y en su opinión, la actual dirección, "que se jactó en un primer momento de seguir con la línea de Alcaraz, no ha estado a la altura de las circunstancias".

En este sentido, asegura que la nueva gestión de la asociación está basada en hablar de "despolitización" y con ello hacen "buenas las acusaciones zapaterinas hacia la AVT de que estábamos politizados" y trasladan "la perezosa idea de que lo político se limita exclusivamente a lo partidario, cuando lo político es propio del ciudadano".

Por último, en la carta Ulayar recuerda que desde que en 2004 accediera al cargo "han transcurrido unos años largos y difíciles, llenos de sentido y libertad", pero ahora su "conciencia y libertad" le hacen decir "adiós".