Economía/Motor.- Los sindicatos de PSA Peugeot-Citroën en Vigo reconocen que esperaban "más ayudas" del Gobierno

VIGO, 20 (EUROPA PRESS) Los sindicatos de la planta viguesa de PSA Peugeot Citroën reconocieron que esperaban "más ayudas" del Plan de Competitividad de la Automoción, cuyo reparto se dio a conocer hoy, y a través del cual esta factoría recibirá 71,5 millones de euros --69,6 millones de anticipo y 1,9 millones de ayuda--, pese a que había presentado una solicitud por 167 millones de euros. Así lo manifestó el secretario general del Sindicato Independiente de Trabajadores (SIT) de la empresa, Alberto Priego, quien afirmó en declaraciones a Europa Press, que "cualquier aportación es buena", aunque reconoció que las cantidades finalmente aprobadas por el Gobierno distan mucho de las solicitadas por la dirección de la planta para su plan industrial, que tiene una vigencia de cuatro años y una inversión total prevista de 1.062 millones de euros. Priego vinculó la concesión de mayores cuantías a fabricantes de Cataluña y Valencia con la presentación de Expedientes de Regulación de Empleo, y manifestó su sospecha de que la planta de Vigo haya resultado peor parada porque no ha puesto en marcha, de momento, este mecanismo de regulación. "Quizá el no presentar un ERE puede dar sensación de que estamos mejor que otras plantas y no nos hacen tanta falta las ayudas", advirtió. En ese sentido, el secretario general del SIT señaló que la factoría de Vigo puso en marcha medidas de flexibilidad "no siempre populares", y que "ha sabido organizarse mejor", lo que "no quiere decir" que no se necesiten "todos los apoyos" para un plan industrial en el que "se han puesto muchas expectativas". La respuesta de Gobierno puede suponer, en su opinión, que "quizá haya que alargar los plazos de aplicación" del plan, aunque "lo ideal sería que se pudiera ejecutar cuanto antes mejor" para "dar estabilidad" a la fábrica viguesa. "SORPRESA" Por su parte, el portavoz de CC.OO. en el comité de empresa, Pedro Comesaña manifestó su "sorpresa" por la cuantía de las ayudas destinadas a la planta viguesa, que "dista mucho" de lo solicitado, y "sobre todo después de las últimas manifestaciones de apoyo del ministro Sebastián y del propio Zapatero" a la fábrica. Con la decisión de hoy "se ha notado el peso que tiene la industria de la automoción de Cataluña", según Comesaña, quien expresó su deseo de que la aportación para Vigo "no ponga en riesgo el plan industrial" y no cambie "la apuesta de futuro del grupo" con respecto a la fábrica ubicada en la ciudad olívica. En cuanto a la vinculación de esta decisión con la ausencia de EREs en PSA Peugeot Citroën-Vigo, Pedro Comesaña afirmó que "puede haber influido en sentido negativo, pero también se pudo hacer una lectura positiva", en el sentido de que "el ministerio pudo premiar esa posición". Además, el portavoz de CC.OO. reconoció que "también pudo influir la presión sindical", ya que en comunidades como Cataluña o Valencia "los sindicatos estuvieron en la calle desde el primer día en que empezó a haber problemas en el sector". El representante de la CIG, Henrique Pérez, evitó hacer valoraciones sobre la cuantía de la ayuda concedida al fabricante vigués porque "esa lectura la tiene que hacer la empresa, que es la que hizo las cuentas". Asimismo, expresó su convencimiento de que ese reparto no haga peligrar el plan industrial porque "habrá fórmulas nuevas" para financiarlo. Por su parte, la dirección de la planta viguesa, también rechazó hacer manifestaciones al respecto de las ayudas anunciadas hoy, ya que, según apuntaron en declaraciones a Europa Press, aún no han recibido la comunicación oficial del Ministerio de Industria confirmando esa cuantía. Cuando la fábrica presentó su plan industrial, la dirección defendió el proyecto como "muy ambicioso" y lo consideró "merecedor" de los 167 millones de euros a los que aspiraba para este año.