Economía.- RBS renuncia a los 'bonus' para altos ejecutivos y limitará su concesión a los que está obligado legalmente

LONDRES 17 (EUROPA PRESS) El Gobierno británico ha acordado que Royal Bank of Scotland (RBS), en el que el Estado controla el 68%, renuncie a los polémicos 'bonus' para altos ejecutivos, que preveían recibirlos pese al rescate protagonizado por la entidad el pasado 2008 y que finalmente llevará a limitarlos a lo obligado por razones legales. Así lo anunció hoy el ministro del Tesoro, Alistair Darling, tras las negociaciones mantenidas con la nueva dirección de la entidad, nombrada a partir de la renuncia de la anterior cúpula el pasado mes de octubre, cuando se certificó la gravedad de la situación como consecuencia de los riesgos asumidos en las prácticas crediticias y la entidad tuvo que recibir 20.000 millones de libras de las arcas públicas. Pese a ello, RBS pretendía repartir más de 1.000 millones en primas compensatorias del pasado ejercicio, que hubieran procedido, precisamente, de las partidas tomadas del primer plan de rescate bancario promovido por el Ejecutivo de Gordon Brown. Sin embargo, finalmente el banco escocés renunciará a las primas para los altos directivos y permitirá al Tesoro encaminar el objetivo de promover un "cambio cultural" con el que pretende sustiuir los 'bonus' a corto plazo por "incentivos a largo" que garanticen la estabilidad del sistema. De esta manera, frente a los 2.500 millones de libras que se repartieron el pasado año, en 2009 la cantidad oscilará en los 175 y los 350 millones, en función de la cuantía que impongan las obligaciones legales que deberán repartirse por 2008, ya que algunos empleados las tienen recogidas por contrato. HERENCIA En este sentido, Darling explicó que la nueva cúpula ha "heredado" un número de casos en los que la gente tiene la "obligación legal" de recibir estas compensaciones, que serán abonadas, ya que "la dirección no puede ir por ahí rompiendo la ley". "Pero cualquiera que tenga la obligación legal de ser pagado, que tenga claro que esos pagos se mantendrán en el mínimo posible", aseveró. Por contra, no habrá ningún 'bono' o incremento retributivo para los miembros de la junta directiva, mientras que la plantilla de puestos superiores verá congelaciones salariales. Por lo que respecta a los de menores ingresos, "gente que no ha tenido nada que ver con los problemas del banco, sí se les cuidará, pero en el futuro los pagos estarán ligados a los resultados". Para Darling, este cambio cuantitativo y cualitativo demuestra que, en adelante, "no habrá recompensa por los fallos", como a su juicio prueban otras modificaciones respecto a pautas anteriores con las que prevén sustituir el reparto de dinero líquido por acciones a la hora de abonar los 'bonus', para incentivar así las actuaciones a largo plazo.