Economía.- Sarkozy considera inadmisibles los bonus y remuneraciones excepcionales si las empresas piden ayuda pública

Hablará el lunes con Obama sobre la postura de Washington sobre los paraísos fiscales BRUSELAS, 20 (EUROPA PRESS) El presidente de la República Francesa, Nicolas Sarkozy, consideró hoy inadmisibles que las empresas francesas en situación de dificultad financiera que reciban ayudas públicas para tratar de salir de la crisis otorguen bonus, acciones u otra remuneraciones excepcionales para sus directivos, en línea con lo defendido al otro lado del Atlántico por el presidente estadounidense, Barack Obama. "Cuando hay un plan social o hay ayudas públicas, los bonus, los planes de stock options, las remuneraciones excepcionales no son admisibles", recalcó el jefe de Estado galo en rueda de prensa al término de la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, reunidos hoy y ayer en Bruselas para, entre otros, forjar su postura común de cara a la cita del G-20 del próximo 2 de abril en Londres. "Para asegurarme de que el mensaje se ha comprendido voy a precisarlo: cuando se es un mandatario público, sería un escándalo" aceptar esta política de remuneraciones a directivos cuyas empresas reciben dinero público, agregó. Sarkozy reconoció que la gente "comprende mal" este tipo de beneficios para dirigentes de empresas y rechazó que empresas que soliciten "dinero público para poder pasar un momento de crisis" a su vez impulsen "un plan generoso de distribución de acciones o bonus". "Hay empresas en una situación muy difícil. Hay que ayudarlas y no podemos pedirles que repartan lo que no ganan", recalcó. Igualmente, sostuvo que "nadie puede entender que cuando se gana dinero se rechace compartir el valor y los beneficios. Lo mismo puede aplicarse a los bonus que a la remuneraciones". PARAÍSOS FISCALES Sarkozy se felicitó Austria, Luxemburgo y Suiza, "países europeos que hasta ahora nunca habían cumplido los criterios de la OCDE" en materia de cooperación contra la evasión fiscal, se hayan comprometido a respetarlos, tras la presión ejercida por países como Francia y Alemania, algo que calificó de "histórico". "Andorra ha anunciado que van a respetar la convención de la OSCE", agregó Sarkozy, copríncipe de Andorra. Estas plazas financieras aceptaron recientemente flexibilizar el secreto bancario para evitar su inclusión en la lista de países no cooperativos contra la evasión fiscal. "Creo que no hay ponerlos en la lista. Ahora si se ve que se trata de declaraciones a las que no se siguen hechos, habría una evaluación de nuestros compromisos políticos", recalcó Sarkozy. "Nuestra posición consisten en decir: los países que han hecho estos movimientos y que se comprometen a respetar los criterios de la OCDE salen de la lista de paraísos fiscales. Si esa es la voluntad, la decisión de Luxemburgo, Austria y Suiza no deben estar en la lista. Estarán en la lista aquellos que no quieran respetarlos", explicó. "Toda Europa está de acuerdo" para pedir en el G-20 sancionar a los paraísos fiscales y su inclusión en una 'lista negra', aseguró. "No podíamos tolerar con la magnitud de la crisis la persistencia de paraísos fiscales y, dos, si Europa quería ser comprendida, tenía que dar ejemplo", recalcó. El presidente francés citó expresamente a los paraísos Hong Kong, Macao, Singapur y consideró que existen "menos problemas con nuestros amigos americanos" y las plazas en territorio estadounidense considerados no cooperativos. "Sabré un poco más sobre la postura de administración americana porque tendrá una discusión con el Señor Obama el lunes que viene", explicó, al ser preguntado si intentará convencer a Washington para no apoyar la inclusión de los países europeos en la lista negra de paraísos fiscales. "Respecto a las islas Caimán, lo que vale para nosotros, vale también para nuestros amigos de Reino Unido. No puede haber excepciones: las islas Caimán, Shetland...", concluyó, al ser preguntado por algunos de los paraísos fiscales dependientes de Reino Unido.